8 nov. 2008

Jorge Cabrera, un goloso de éxito

13 años de progresión. Diversos campeonatos insulares, otros tantos regionales, Maestro FIDE, dos normas de Maestro Internacional… Esto traducido significa Jorge Cabrera, el joven ajedrecista güimarero que a sus 17 primaveras ya ha dejado atrás su condición de promesa. Del sueño pasó a la vigilia y de la vigilia a la golosa obsesión por la progresión. La virtud siempre encontrará escollos en el camino hacia la perfección. Los primeros los ha superado.

El inicio de Jorge Cabrera (Güímar, 11-6-1981) se ubica en la Escuela Municipal de Ajedrez del municipio sureño, su primera casa. Si bien, fue su padre (Juan Antonio Cabrera) quien despertó su interés por el deporte ciencia, una vez le enseñó los primeros movimientos sobre el tablero. Nadie diría que, dos años después, se alzaría con el primer Campeonato Escolar que disputó en La Laboral.

Pronto pasó a formar parte de la Escuela de Alta Tecnificación de la Federación Canaria de Ajedrez. Este paso le permitió ir mejorando su técnica de juego, algo que, CajaCanarias no pasó por alto. La entidad de ahorro comenzó a becar al ajedrecista güimarero, costeando sus viajes y su formación, en definitiva, su ‘proyección’.

El primer gran logro de Jorge Cabrera se produjo en 2004. En esa fecha, el tinerfeño se proclamó campeón Sub 14 y campeón Juvenil de Tenerife, además de conseguir un campeonato de Canarias en las categorías Sub 14 y Sub 16. Por aquella fecha, el ajedrecista sólo contaba con 13 años, hecho que comenzó a sorprender a los grandes pensadores.

Sólo un año después, el ajedrecista tinerfeño revalidó su título provincial en las categorías Sub 14, Sub 16 y Juvenil, además de proclamarse campeón de Canarias Sub 15 y Sub 16, y subcampeón Absoluto de Tenerife, un mérito al alcance de pocos.

Ese mismo año, Jorge Cabrera tomó parte en Mondariz (Pontevedra) del Campeonato de España Juvenil (a partir de 2006 pasó a denominarse Sub 18). Allí sumó 40 puntos ELO (puntuación adoptada por la Federación Internacional de Ajedrez para calcular la fuerza relativa de los jugadores y cuyo objetivo es mejorar la clasificación de sus practicantes) gracias a la novena posición alcanzada.

Agigantados continuaron siendo sus pasos y CajaCanarias le dio la oportunidad de salir por primera vez del país. Jorge Cabrera viajó hasta Serbia formando parte de un combinado canario que se midió a otro serbio. Además, en julio de 2006 participó en el Campeonato del Mundo Sub 14 celebrado en Belfort (Francia). Antes, el tinerfeño había conseguido su segundo subcampeonato Absoluto de Tenerife.

Todo esto le permitió volver a participar, en el mes de julio, en el Campeonato de España, en esta ocasión en la categoría Sub 16. Allí finalizó en el vigésimo séptimo lugar. Además, logró con Canarias, la quinta posición en el Nacional de edad escolar, cuyo título consiguió Cataluña.

Pero su logro más sustancial fue acumular, a final de mes, 2.228 puntos ELO, que le dejaba a sólo 72 créditos del título de Maestro de la FIDE (se obtiene con 2.300 puntos). Su participación en el Mundial Sub 16 en Antalya (Turquía), en el que se enfrentó a jugadores de nacionalidad china, filipina, danesa, kazaja, alemana o colombiana, le permitió acercarse a su primer objetivo.

Jorge Cabrera no desaprovechó su primera oportunidad y en el Torneo Blitz de Navidad de CajaCanarias sumó el ELO necesario para convertirse en Maestro FIDE. Fue en diciembre de 2007 y su título comenzaría a disfrutarlo a partir de abril, fecha en la que la Real Federación Española de Ajedrez (RFEA) actualizó sus listas.

De esta manera, el ajedrecista güimarero ya contaba con la base para construir su propia pirámide. Su meta más inmediata era obtener la primera norma de Maestro Internacional. Y lo consiguió compitiendo en casa, en el V Torneo Internacional de Los Llanos de Aridane (La Palma) celebrado en marzo del 2008. Allí, el resultado obtenido al ganar al egipcio Ahmed Adly, Gran Maestro y campeón del Mundo Juvenil; a la Gran Maestra Femenina, Sabrina Vega; y al hacer tablas frente a otros grandes jugadores como el cubano Reynaldo Vera (su actual entrenador) o ante la georgiana, Sopiko Guramishvili, campeona del Mundo femenina Sub 16, le permitieron alcanzar la puntuación necesaria para obtener su primer crédito.

Lejos de añadir un pilar más a su carrera, Jorge Cabrera continuó reforzando su condición de ‘ñiño prodigio’ pocos meses después al convertirse en el campeón de Canarias Absoluto más joven de la historia (17 años). Y lo hizo en La Palma, isla en la que obtenía dos de sus tres grandes méritos hasta el momento: “La verdad que ese día me puse muy contento y estaba muy orgulloso porque ya había quedado subcampeón en dos ocasiones. Estuve a punto de conseguir el título con 15 años, lo que hubiera sido impresionante, y una edición después volví a quedar segundo. Este último campeonato era mi oportunidad”, explicó Jorge Cabrera.

La convocatoria por parte de la Real Federación Española de Ajedrez para formar parte del combinado nacional que participó en el Campeonato de Europa Sub 18 se Selecciones Nacionales en Szeged, Hungría, hizo escalar un nuevo peldaño al tinerfeño, que ya había superado, en ese momento, los 2.400 puntos ELO. Allí, Cabrera sobresalió con respecto al resto de sus compañeros y España acabó clasificándose en el sexto lugar. Fue el pasado mes de junio.

Y en un desplazamiento a Budapest (Hungría), nuevamente respaldado por CajaCanarias, Jorge Cabrera se quedaba a una norma de convertirse en Maestro Internacional. El ajedrecista insular consiguió su segundo crédito en el ‘First Saturday’, después de enfrentarse a figuras del panorama internacional, como Reynaldo Vera (España), Gerhard Lorscheid, Amadeus Eisenbeiser, Florian Dinger y Tobias Hirneise (Alemania), Tibor Fogarasi (Hungría), Iweta Rajlich (Polonia), The Anh Duong y Huynh Nguyen (Vietnam), Torbjorn Hansen (Noruega), Mindaugas Genutis (Lituania) y Dragan Kosic (Montenegro).

“Hace unos años veía inalcanzable el nivel de Maestro Internacional y mucho menos con la edad que tenía”, confesó el güimarero. Pero Cabrera reconoce que “ahora estoy compitiendo con Maestros Internacionales y lo estoy haciendo de tú a tú, al mismo nivel que ellos y creo que, prácticamente, lo he alcanzado. Para mí, hace tres años, era imposible hacer una norma y ahora mismo tengo dos y estoy luchando por conseguir la tercera. Nunca pensé que pudiera hacerlo tan joven”.

Su último gran acontecimiento fue el Campeonato de España Absoluto, que se celebró en Ceuta el pasado mes de septiembre. Jorge Cabrera logró la clasificación tras acabar segundo en el VIII Nacional Abierto Zona II. El tinerfeño fue avanzando rondas (se disputaba a eliminatorias) hasta que en octavos de final se enfrentó al Gran Maestro uzbeco nacionalizado español, Ibrahim Khamrakulov, con el que hizo tablas. Despúes, Cabrera perdería en el desempate. Por ello, el tinerfeño explicó que “haber llegado hasta ahí ya era un logro porque era de los peores jugadores con puntuación ELO”.

Ahora, el gran objetivo que se marca el jugador güimarero es “conseguir el grado de Maestro Internacional”. Jorge Cabrera tendrá “tres oportunidades” para hacerlo, puesto que en las próximas fechas participará en “un Campeonato en Mallorca y en diciembre estaré en Cuba y en México”. Si el jugador becado por CajaCanarias consigue su meta se convertiría en el canario más joven en hacerlo: “No lo veo tan difícil. Voy a luchar por conseguirlo y si salen las cosas bien, creo que lo lograré”, afirmó.
Publicado en la Revista Alferza, número 5

Kevin Meneses: “Las derrotas me enseñan a ser mejor jugador”

En el Ajedrez ha encontrado un estímulo para seguir creciendo como persona. Kevin Meneses (El Sauzal, 4-1-1995) sólo piensa en el presente para perfeccionarse como jugador de un deporte que califica como esencial para su madurez. Aboga por el esfuerzo y por la constancia para llegar a ser uno de los grandes en un futuro inmediato.

¿Cómo surgió la idea de practicar el Ajedrez?
A los ocho años, mis padres me inscribieron en un curso de Ajedrez que se impartía como clases extraescolares en el colegio Guayonge (Tacoronte), donde empecé a estudiar. De allí pasé a la Escuela de Ajedrez de El Sauzal, con Nauzet Pérez. Aprendí mucho más porque era un grado o un nivel mayor. Ya sabía jugar, pero con Nauzet comencé a corregir las técnicas. Llegó un momento que tenía que seguir avanzando y ya pasé con Reynaldo Vera en CajaCanarias.

¿Qué puesto ocupa el Ajedrez en su vida? ¿Es prioritario a otras cosas?
El Ajedrez forma parte de mi vida, al igual que los estudios y la familia. Pero mi tiempo libre lo dedico casi exclusivamente a jugar al Ajedrez.

¿Cuál es el objetivo que se plantea en el futuro inmediato?
Me gustaría llegar lejos en este deporte y poder ocupar las primeras posiciones en el Campeonato de España. También me encantaría alcanzar los 2.100 puntos ELO. Esos son mis objetivos, por el momento.

¿Qué diferencias aprecia entre el Kevin Meneses que comenzó y el de la actualidad?
Ahora tengo mucha más experiencia. Toda la he adquirido a través de los campeonatos en los que he participado. Además, todo ello me ha servido para disfrutar y ver el Ajedrez de otra forma distinta.

¿Es necesaria una preparación previa para jugar al Ajedrez?
Una preparación básica es importante, pero también confianza en uno mismo. Es esencial cuidarse antes de afrontar una partida, es decir, pensar bien, ir concienciado de que puedes ganar y tener las ideas claras.

¿Qué beneficios tiene para su vida este deporte?
A parte de los gratos momentos que paso jugando al Ajedrez, también me aporta facilidad en el aprendizaje de mis estudios.

¿Y perjuicios?
Creo que no tiene ningún perjuicio, aunque es cierto que para aprender a jugar al Ajedrez se necesita mucho tiempo libre y mucha dedicación.

¿Qué consejos daría a un aficionado que quiera dedicarse al Ajedrez?
Antes que nada debe gustarle. Si ya tenemos eso, a partir de ahí sólo le aconsejaría mucho esfuerzo y ganas de superarse continuamente.

De los rivales a los que se ha enfrentado, ¿Cuál le ha sorprendido más?
Es una pregunta bastante difícil, pero si debo responder diría que Marc Sánchez, el campeón de España Sub 10. Es un jugador al que psicológicamente le tenía mucho miedo. Con su mirada me intimidaba mucho, pero eso ya lo he superado. Cuando era más pequeño le tenía mucho respeto al igual que el resto de jugadores.

¿Tiene alguna manía a la hora de afrontar cada una de las partidas?
Sí. Mi manía más llamativa es que me levanto mucho de la mesa mientras le toca mover ficha a mi contrincante. Y he perdido muchas partidas por ello. Es una costumbre que me permite relajarme y tomarme un tiempo en la partida. Para mí es importante levantarme y si no lo hago siento que me falta algo. También es verdad que cada vez lo hago menos.

Mucha gente le ve como la gran promesa de Tenerife, ¿Está conforme con este pensamiento?
La verdad que no lo sé. Ser una promesa del Ajedrez significa alcanzar grandes logros. Yo, simplemente, los busco.

¿Qué piensa sobre el Ajedrez tinerfeño?
Creo que los rivales tinerfeños son cada vez más competitivos. Existe un gran nivel en la isla y eso implica que cada una de las partidas sea más reñida y más difícil de ganar.

¿Y cómo lo ve a nivel nacional?
Si la competitividad en los jugadores tinerfeños va en constante aumento, a nivel nacional no lo es menos.

¿A qué jugadores tinerfeños destacaría? ¿Por qué?
Destacaría a Jorge Cabrera porque es un jugador que cada vez va a más. Acudió recientemente al Campeonato de España Absoluto y va cogiendo mucha fuerza. Es un jugador al que no le gana cualquiera, es más, te cuesta un mundo hacerlo.

¿Espera dedicarse al Ajedrez profesionalmente o sólo por afición?
Ahora mismo juego por afición, pero siempre me gustaría llegar a más.

En este deporte se conocen muchos lugares, ¿Cuáles le han impresionado?
He estado en Francia y me ha gustado mucho, pero también Serbia. A nivel nacional he podido viajar en varias ocasiones a Galicia y es una ciudad que también me ha encantado. Además, a nivel de instalaciones suelen estar bastante bien porque todos los Torneos se disputan en el mismo Hotel, no tienes que desplazarte y es bastante cómodo.

¿Quién es su ídolo en este deporte?
El norteamericano Bobby Fischer.

¿Cuáles cree que son sus mejores cualidades? ¿Y las suyas?
Bobby Fischer tiene un talento indiscutible y un gran espíritu de lucha. Con respecto a mí, creo que tengo una buena capacidad visual en el tablero.

¿Cree que debería mejorar en algo?
Sí. Está claro en el Ajedrez siempre se puede mejorar. Lo primero de todo será evitar levantarme en las partidas porque se pierde concentración. Y en técnica, puedo aprender más aperturas, tener mejores conceptos y mejorar los finales.

¿En qué se puede diferenciar un jugador que ocupa las primeras posiciones de la lista ELO a uno que se encuentra en la mitad?
Un jugador que se encuentra en las primeras posiciones de ELO cuenta con muchos más conocimientos ajedrecísticos, lo que se traduce en una mayor dedicación o una gran intuición que es innata.

¿Cuál ha sido el triunfo más importante que recuerda?
Creo que hay muchos. Destacaría mi participación en el Campeonato del Mundo. El año que estuve en el plan de Tecnificación de la Real Federación Española de Ajedrez gané muchas cosas. Creo que ese año fue el más destacado hasta el momento. Además, en el Campeonato de España llegué con opciones hasta el final. En la última partida perdí ante el valenciano David Navarro y me quedé sin la oportunidad de luchar por el título. Si hubiera ganado habría quedado campeón de España o, como mínimo, empatado con el primero.

¿Cómo se toma las victorias? ¿Y las derrotas?
Las victorias me animan mucho y de las derrotas se aprende, sobre todo me enseñan a ser mejor jugador. Por ejemplo, mi derrota más dolorosa fue ante el valenciano (Daniel Navarro) porque si hubiera hecho tablas, como dije, habría quedado entre los diez primeros. Una vez que perdí, bajé muchas posiciones y si hubiera ganado, habría estado luchando por el título. Y de todo eso se aprende mucho.

¿Cómo definiría el Ajedrez?
El Ajedrez es un campo de batalla, donde los contrincantes son sus ‘generales’ y las piezas son los ‘soldados’ que hay que saber dirigir.

¿Qué personas han influido más en su progresión como ajedrecista?
En mis comienzos, me influyeron mucho Samuel y Nauzet Pérez. Poco después, el Gran Maestro Reynaldo Vera. Samuel fue el que me ayudó a aprender y Nauzet el que me enseñó a ganar títulos. Poco a poco fui creciendo y llegó Reynaldo (Vera) con el que subí un peldaño más. Con él he continuado ganando y también mejorando.

¿Qué papel juega CajaCanarias en su carrera?
Es la institución más importante en el Ajedrez tinerfeño. Es la impulsora de la cantera ajedrecística en todos los aspectos. Pienso que en Tenerife, sin la ayuda de CajaCanarias, no sería posible este deporte.
Publicado en la Revista Alferza, número 5