8 nov. 2008

Jorge Cabrera, un goloso de éxito

13 años de progresión. Diversos campeonatos insulares, otros tantos regionales, Maestro FIDE, dos normas de Maestro Internacional… Esto traducido significa Jorge Cabrera, el joven ajedrecista güimarero que a sus 17 primaveras ya ha dejado atrás su condición de promesa. Del sueño pasó a la vigilia y de la vigilia a la golosa obsesión por la progresión. La virtud siempre encontrará escollos en el camino hacia la perfección. Los primeros los ha superado.

El inicio de Jorge Cabrera (Güímar, 11-6-1981) se ubica en la Escuela Municipal de Ajedrez del municipio sureño, su primera casa. Si bien, fue su padre (Juan Antonio Cabrera) quien despertó su interés por el deporte ciencia, una vez le enseñó los primeros movimientos sobre el tablero. Nadie diría que, dos años después, se alzaría con el primer Campeonato Escolar que disputó en La Laboral.

Pronto pasó a formar parte de la Escuela de Alta Tecnificación de la Federación Canaria de Ajedrez. Este paso le permitió ir mejorando su técnica de juego, algo que, CajaCanarias no pasó por alto. La entidad de ahorro comenzó a becar al ajedrecista güimarero, costeando sus viajes y su formación, en definitiva, su ‘proyección’.

El primer gran logro de Jorge Cabrera se produjo en 2004. En esa fecha, el tinerfeño se proclamó campeón Sub 14 y campeón Juvenil de Tenerife, además de conseguir un campeonato de Canarias en las categorías Sub 14 y Sub 16. Por aquella fecha, el ajedrecista sólo contaba con 13 años, hecho que comenzó a sorprender a los grandes pensadores.

Sólo un año después, el ajedrecista tinerfeño revalidó su título provincial en las categorías Sub 14, Sub 16 y Juvenil, además de proclamarse campeón de Canarias Sub 15 y Sub 16, y subcampeón Absoluto de Tenerife, un mérito al alcance de pocos.

Ese mismo año, Jorge Cabrera tomó parte en Mondariz (Pontevedra) del Campeonato de España Juvenil (a partir de 2006 pasó a denominarse Sub 18). Allí sumó 40 puntos ELO (puntuación adoptada por la Federación Internacional de Ajedrez para calcular la fuerza relativa de los jugadores y cuyo objetivo es mejorar la clasificación de sus practicantes) gracias a la novena posición alcanzada.

Agigantados continuaron siendo sus pasos y CajaCanarias le dio la oportunidad de salir por primera vez del país. Jorge Cabrera viajó hasta Serbia formando parte de un combinado canario que se midió a otro serbio. Además, en julio de 2006 participó en el Campeonato del Mundo Sub 14 celebrado en Belfort (Francia). Antes, el tinerfeño había conseguido su segundo subcampeonato Absoluto de Tenerife.

Todo esto le permitió volver a participar, en el mes de julio, en el Campeonato de España, en esta ocasión en la categoría Sub 16. Allí finalizó en el vigésimo séptimo lugar. Además, logró con Canarias, la quinta posición en el Nacional de edad escolar, cuyo título consiguió Cataluña.

Pero su logro más sustancial fue acumular, a final de mes, 2.228 puntos ELO, que le dejaba a sólo 72 créditos del título de Maestro de la FIDE (se obtiene con 2.300 puntos). Su participación en el Mundial Sub 16 en Antalya (Turquía), en el que se enfrentó a jugadores de nacionalidad china, filipina, danesa, kazaja, alemana o colombiana, le permitió acercarse a su primer objetivo.

Jorge Cabrera no desaprovechó su primera oportunidad y en el Torneo Blitz de Navidad de CajaCanarias sumó el ELO necesario para convertirse en Maestro FIDE. Fue en diciembre de 2007 y su título comenzaría a disfrutarlo a partir de abril, fecha en la que la Real Federación Española de Ajedrez (RFEA) actualizó sus listas.

De esta manera, el ajedrecista güimarero ya contaba con la base para construir su propia pirámide. Su meta más inmediata era obtener la primera norma de Maestro Internacional. Y lo consiguió compitiendo en casa, en el V Torneo Internacional de Los Llanos de Aridane (La Palma) celebrado en marzo del 2008. Allí, el resultado obtenido al ganar al egipcio Ahmed Adly, Gran Maestro y campeón del Mundo Juvenil; a la Gran Maestra Femenina, Sabrina Vega; y al hacer tablas frente a otros grandes jugadores como el cubano Reynaldo Vera (su actual entrenador) o ante la georgiana, Sopiko Guramishvili, campeona del Mundo femenina Sub 16, le permitieron alcanzar la puntuación necesaria para obtener su primer crédito.

Lejos de añadir un pilar más a su carrera, Jorge Cabrera continuó reforzando su condición de ‘ñiño prodigio’ pocos meses después al convertirse en el campeón de Canarias Absoluto más joven de la historia (17 años). Y lo hizo en La Palma, isla en la que obtenía dos de sus tres grandes méritos hasta el momento: “La verdad que ese día me puse muy contento y estaba muy orgulloso porque ya había quedado subcampeón en dos ocasiones. Estuve a punto de conseguir el título con 15 años, lo que hubiera sido impresionante, y una edición después volví a quedar segundo. Este último campeonato era mi oportunidad”, explicó Jorge Cabrera.

La convocatoria por parte de la Real Federación Española de Ajedrez para formar parte del combinado nacional que participó en el Campeonato de Europa Sub 18 se Selecciones Nacionales en Szeged, Hungría, hizo escalar un nuevo peldaño al tinerfeño, que ya había superado, en ese momento, los 2.400 puntos ELO. Allí, Cabrera sobresalió con respecto al resto de sus compañeros y España acabó clasificándose en el sexto lugar. Fue el pasado mes de junio.

Y en un desplazamiento a Budapest (Hungría), nuevamente respaldado por CajaCanarias, Jorge Cabrera se quedaba a una norma de convertirse en Maestro Internacional. El ajedrecista insular consiguió su segundo crédito en el ‘First Saturday’, después de enfrentarse a figuras del panorama internacional, como Reynaldo Vera (España), Gerhard Lorscheid, Amadeus Eisenbeiser, Florian Dinger y Tobias Hirneise (Alemania), Tibor Fogarasi (Hungría), Iweta Rajlich (Polonia), The Anh Duong y Huynh Nguyen (Vietnam), Torbjorn Hansen (Noruega), Mindaugas Genutis (Lituania) y Dragan Kosic (Montenegro).

“Hace unos años veía inalcanzable el nivel de Maestro Internacional y mucho menos con la edad que tenía”, confesó el güimarero. Pero Cabrera reconoce que “ahora estoy compitiendo con Maestros Internacionales y lo estoy haciendo de tú a tú, al mismo nivel que ellos y creo que, prácticamente, lo he alcanzado. Para mí, hace tres años, era imposible hacer una norma y ahora mismo tengo dos y estoy luchando por conseguir la tercera. Nunca pensé que pudiera hacerlo tan joven”.

Su último gran acontecimiento fue el Campeonato de España Absoluto, que se celebró en Ceuta el pasado mes de septiembre. Jorge Cabrera logró la clasificación tras acabar segundo en el VIII Nacional Abierto Zona II. El tinerfeño fue avanzando rondas (se disputaba a eliminatorias) hasta que en octavos de final se enfrentó al Gran Maestro uzbeco nacionalizado español, Ibrahim Khamrakulov, con el que hizo tablas. Despúes, Cabrera perdería en el desempate. Por ello, el tinerfeño explicó que “haber llegado hasta ahí ya era un logro porque era de los peores jugadores con puntuación ELO”.

Ahora, el gran objetivo que se marca el jugador güimarero es “conseguir el grado de Maestro Internacional”. Jorge Cabrera tendrá “tres oportunidades” para hacerlo, puesto que en las próximas fechas participará en “un Campeonato en Mallorca y en diciembre estaré en Cuba y en México”. Si el jugador becado por CajaCanarias consigue su meta se convertiría en el canario más joven en hacerlo: “No lo veo tan difícil. Voy a luchar por conseguirlo y si salen las cosas bien, creo que lo lograré”, afirmó.
Publicado en la Revista Alferza, número 5

Kevin Meneses: “Las derrotas me enseñan a ser mejor jugador”

En el Ajedrez ha encontrado un estímulo para seguir creciendo como persona. Kevin Meneses (El Sauzal, 4-1-1995) sólo piensa en el presente para perfeccionarse como jugador de un deporte que califica como esencial para su madurez. Aboga por el esfuerzo y por la constancia para llegar a ser uno de los grandes en un futuro inmediato.

¿Cómo surgió la idea de practicar el Ajedrez?
A los ocho años, mis padres me inscribieron en un curso de Ajedrez que se impartía como clases extraescolares en el colegio Guayonge (Tacoronte), donde empecé a estudiar. De allí pasé a la Escuela de Ajedrez de El Sauzal, con Nauzet Pérez. Aprendí mucho más porque era un grado o un nivel mayor. Ya sabía jugar, pero con Nauzet comencé a corregir las técnicas. Llegó un momento que tenía que seguir avanzando y ya pasé con Reynaldo Vera en CajaCanarias.

¿Qué puesto ocupa el Ajedrez en su vida? ¿Es prioritario a otras cosas?
El Ajedrez forma parte de mi vida, al igual que los estudios y la familia. Pero mi tiempo libre lo dedico casi exclusivamente a jugar al Ajedrez.

¿Cuál es el objetivo que se plantea en el futuro inmediato?
Me gustaría llegar lejos en este deporte y poder ocupar las primeras posiciones en el Campeonato de España. También me encantaría alcanzar los 2.100 puntos ELO. Esos son mis objetivos, por el momento.

¿Qué diferencias aprecia entre el Kevin Meneses que comenzó y el de la actualidad?
Ahora tengo mucha más experiencia. Toda la he adquirido a través de los campeonatos en los que he participado. Además, todo ello me ha servido para disfrutar y ver el Ajedrez de otra forma distinta.

¿Es necesaria una preparación previa para jugar al Ajedrez?
Una preparación básica es importante, pero también confianza en uno mismo. Es esencial cuidarse antes de afrontar una partida, es decir, pensar bien, ir concienciado de que puedes ganar y tener las ideas claras.

¿Qué beneficios tiene para su vida este deporte?
A parte de los gratos momentos que paso jugando al Ajedrez, también me aporta facilidad en el aprendizaje de mis estudios.

¿Y perjuicios?
Creo que no tiene ningún perjuicio, aunque es cierto que para aprender a jugar al Ajedrez se necesita mucho tiempo libre y mucha dedicación.

¿Qué consejos daría a un aficionado que quiera dedicarse al Ajedrez?
Antes que nada debe gustarle. Si ya tenemos eso, a partir de ahí sólo le aconsejaría mucho esfuerzo y ganas de superarse continuamente.

De los rivales a los que se ha enfrentado, ¿Cuál le ha sorprendido más?
Es una pregunta bastante difícil, pero si debo responder diría que Marc Sánchez, el campeón de España Sub 10. Es un jugador al que psicológicamente le tenía mucho miedo. Con su mirada me intimidaba mucho, pero eso ya lo he superado. Cuando era más pequeño le tenía mucho respeto al igual que el resto de jugadores.

¿Tiene alguna manía a la hora de afrontar cada una de las partidas?
Sí. Mi manía más llamativa es que me levanto mucho de la mesa mientras le toca mover ficha a mi contrincante. Y he perdido muchas partidas por ello. Es una costumbre que me permite relajarme y tomarme un tiempo en la partida. Para mí es importante levantarme y si no lo hago siento que me falta algo. También es verdad que cada vez lo hago menos.

Mucha gente le ve como la gran promesa de Tenerife, ¿Está conforme con este pensamiento?
La verdad que no lo sé. Ser una promesa del Ajedrez significa alcanzar grandes logros. Yo, simplemente, los busco.

¿Qué piensa sobre el Ajedrez tinerfeño?
Creo que los rivales tinerfeños son cada vez más competitivos. Existe un gran nivel en la isla y eso implica que cada una de las partidas sea más reñida y más difícil de ganar.

¿Y cómo lo ve a nivel nacional?
Si la competitividad en los jugadores tinerfeños va en constante aumento, a nivel nacional no lo es menos.

¿A qué jugadores tinerfeños destacaría? ¿Por qué?
Destacaría a Jorge Cabrera porque es un jugador que cada vez va a más. Acudió recientemente al Campeonato de España Absoluto y va cogiendo mucha fuerza. Es un jugador al que no le gana cualquiera, es más, te cuesta un mundo hacerlo.

¿Espera dedicarse al Ajedrez profesionalmente o sólo por afición?
Ahora mismo juego por afición, pero siempre me gustaría llegar a más.

En este deporte se conocen muchos lugares, ¿Cuáles le han impresionado?
He estado en Francia y me ha gustado mucho, pero también Serbia. A nivel nacional he podido viajar en varias ocasiones a Galicia y es una ciudad que también me ha encantado. Además, a nivel de instalaciones suelen estar bastante bien porque todos los Torneos se disputan en el mismo Hotel, no tienes que desplazarte y es bastante cómodo.

¿Quién es su ídolo en este deporte?
El norteamericano Bobby Fischer.

¿Cuáles cree que son sus mejores cualidades? ¿Y las suyas?
Bobby Fischer tiene un talento indiscutible y un gran espíritu de lucha. Con respecto a mí, creo que tengo una buena capacidad visual en el tablero.

¿Cree que debería mejorar en algo?
Sí. Está claro en el Ajedrez siempre se puede mejorar. Lo primero de todo será evitar levantarme en las partidas porque se pierde concentración. Y en técnica, puedo aprender más aperturas, tener mejores conceptos y mejorar los finales.

¿En qué se puede diferenciar un jugador que ocupa las primeras posiciones de la lista ELO a uno que se encuentra en la mitad?
Un jugador que se encuentra en las primeras posiciones de ELO cuenta con muchos más conocimientos ajedrecísticos, lo que se traduce en una mayor dedicación o una gran intuición que es innata.

¿Cuál ha sido el triunfo más importante que recuerda?
Creo que hay muchos. Destacaría mi participación en el Campeonato del Mundo. El año que estuve en el plan de Tecnificación de la Real Federación Española de Ajedrez gané muchas cosas. Creo que ese año fue el más destacado hasta el momento. Además, en el Campeonato de España llegué con opciones hasta el final. En la última partida perdí ante el valenciano David Navarro y me quedé sin la oportunidad de luchar por el título. Si hubiera ganado habría quedado campeón de España o, como mínimo, empatado con el primero.

¿Cómo se toma las victorias? ¿Y las derrotas?
Las victorias me animan mucho y de las derrotas se aprende, sobre todo me enseñan a ser mejor jugador. Por ejemplo, mi derrota más dolorosa fue ante el valenciano (Daniel Navarro) porque si hubiera hecho tablas, como dije, habría quedado entre los diez primeros. Una vez que perdí, bajé muchas posiciones y si hubiera ganado, habría estado luchando por el título. Y de todo eso se aprende mucho.

¿Cómo definiría el Ajedrez?
El Ajedrez es un campo de batalla, donde los contrincantes son sus ‘generales’ y las piezas son los ‘soldados’ que hay que saber dirigir.

¿Qué personas han influido más en su progresión como ajedrecista?
En mis comienzos, me influyeron mucho Samuel y Nauzet Pérez. Poco después, el Gran Maestro Reynaldo Vera. Samuel fue el que me ayudó a aprender y Nauzet el que me enseñó a ganar títulos. Poco a poco fui creciendo y llegó Reynaldo (Vera) con el que subí un peldaño más. Con él he continuado ganando y también mejorando.

¿Qué papel juega CajaCanarias en su carrera?
Es la institución más importante en el Ajedrez tinerfeño. Es la impulsora de la cantera ajedrecística en todos los aspectos. Pienso que en Tenerife, sin la ayuda de CajaCanarias, no sería posible este deporte.
Publicado en la Revista Alferza, número 5

6 oct. 2008

El Laguna logra su gol 1.000 en Tercera División

El Laguna consiguió el pasado fin de semana un nuevo récord. El conjunto de Aguere acumuló su tanto número 1.000 en Tercera División. Los morados iniciaron la jornada con 998 goles en la categoría, de modo que el segundo conseguido ante el Tenisca convirtió la cifra en cuatro dígitos. Eduardo, de penalti, al anotar el 2-1 favorable a su equipo, fue el futbolista ‘culpable’ de que el Laguna alcanzara esta cuenta.

Cuco sería el encargado de abrir esta estadística. Fue en la temporada 84-85, año en que el Laguna debutaba en Tercera División bajo esta denominación –el club morado nació de la fusión de seis clubes: Estrella, Hespérides, Juvenil Concepción, Juvenil Laguna, Santo Domingo y Bronco--. El primer tanto fue logrado en el Izquierdo Rodríguez de Tejina un 2 de septiembre de 1984. Aquel compromiso acabaría con empate a un gol y los laguneros eran dirigidos por Javier Barreto.

En otro campo histórico se lograría el gol número 100. El Peñón, un 23 de marzo de 1986, sería testigo de esta nueva hazaña. Evaristo, desde el punto de penalti, daría al Laguna el centenar de tantos en la categoría. Fue en el empate a dos que conseguían frente al Puerto Cruz, aunque aquel compromiso lo acabarían perdiendo (3-2). Precisamente, el tanto del jugador morado lo conseguía ante su ex­-equipo. El grupo portuense de aquella época era dirigido por Martín Marrero.

En la temporada 87-88 se anotaría el gol 200. Fue en un Laguna-Ferreras que acabó con un claro 4-0 y que se celebró un 14 de febrero. El delantero Alí incluyó su nombre en la nómina de goleadores centenarios al anotar el 1-0. Dos campañas después, el conjunto de Aguere conseguía las 300 dianas. Fue el 17 de diciembre de 1989, cuando disputaban el último partido del año frente al Gomera a domicilio. Los morados vencieron por 2-3 y el tanto de Sebas para hacer el 0-3 permitía al conjunto del Francisco Peraza alcanzar esa cifra.

El 12 de mayo de 1991 (campaña 90-91), el Laguna conseguía un doble hito. El primero de ellos fue conseguir la que hasta el momento es la mayor goleada de la historia de Tercera División. Los morados consiguieron un 11-0 ante el I’Gara en la última jornada del campeonato. El quinto gol de esa cita, obra de Sergio, significó además, el tanto número 400 en la categoría. Aquel día, en el conjunto que dirigía Santiago Martín, destacaría Migue por anotar seis de las once unidades.

El medio millar se alcanzaría en la 92-93. Fue un 25 de abril cuando el Laguna superó por 3-0 al Telde. El tanto que abría el marcador, obra de Toño, significó el 500 en la categoría. Por aquel entonces, los morados eran dirigidos por Laureano Ramos ‘Nené’.

Dos campañas más tuvo que esperar el conjunto de Aguere para alcanzar la cifra de 600. El 23 de abril de 1995, el primer gol de Claudio al Icodense (el encuentro acabaría 2-0), significó un nuevo registro. Lo curioso de esa cita es que el goleador sólo tardó un minuto en marcar, puesto que había ingresado en el terreno de juego a los 54 minutos, sustituyendo a Gregorio. En el 55 perforó la meta rival.

Alberto Noah, ahora en las filas del Marino Playa de las Américas, marcaría el gol número 700. El atacante tinerfeño lo lograría precisamente ante el San Isidro, el que sería su futuro equipo. Fue el 9 de febrero de 2003, en un encuentro disputado en La Palmera y que concluyó con empate a dos. El 0-2 obtenido por el delantero tendría este reconocimiento.

En un Laguna-Orientación Marítima se daría otro registro. Y lo anotaría un jugador conejero, puesto que Enrique al intentar despejar de cabeza un balón introdujo en su propia portería el tanto número 800. Fue en la 04-05. Y en la 06-07, Jairo en un Castillo-Laguna anotaría el 900. Fue el tanto del empate a uno y al final ambas escuadras igualarían a dos.

17 jun. 2008

Campos con nombre propio



Dar un paseo por la leyenda del fútbol canario es ocupación que se recomienda. Es como sacar la raíz de la actualidad, como lo hace el castellano del latín. Repasar casi un siglo de historia es descubrir lo de hoy, los secretos que guarda el deporte, la política, la ciencia… Y eso es lo que ha hecho EL GRÁFICO con algunos campos de fútbol. ¿A quién rememoran? ¿Qué personajes se esconden detrás de sus nombres? ¿Cuál es su historia? Suficiente ha sido conocer sus gestas. Ahora se entiende todo mucho mejor.

Heliodoro Rodríguez López.- Fue presidente del CD Tenerife entre los años 46 y 50. Formó parte de varias directivas anteriores, pero no fue hasta febrero del 46 cuando accedió al máximo cargo. Recibió la Medalla de Oro de la Federación Nacional al Mérito Deportivo el mismo día en que se inauguró la tribuna de preferencia y entre sus méritos se encuentra la remodelación del Estadio, cuyo proyecto fue encargado al prestigioso arquitecto Marrero Regalado. Antes, el CD Tenerife había acordado la compra y construcción de un nuevo terreno, que fue inaugurado de forma oficial el 25 de julio de 1925 con Juan Muñoz Pruneda como presidente. Stadium fue el primer nombre que llevó el recinto capitalino, en una ceremonia de la que fueron padrinos Sixto Machado y Rosario Rivera de Muñoz Prunesa. Es tras el fallecimiento de Heliodoro Rodríguez López, el 4 de marzo de 1950, cuando se propone, por parte del Iberia FC, que el campo de fútbol del CD Tenerife lleve el nombre del que fuera presidente blanquiazul. La junta presidida por Antonio Perera Hernández —fue vicepresidente en el mandato de Rodríguez López— acepta la propuesta y es el 8 de marzo de 1950, a través de un comunicado de la Federación Tinerfeña de Fútbol, cuando el recinto capitalino pasa a denominarse Heliodoro Rodríguez López. De igual manera, se aprueba la celebración a partir del año siguiente de la Copa Heliodoro, tras la propuesta del Real Unión de Tenerife, así como instalar un monumento en su memoria en un lugar preferente del Estadio. Es al primer aniversario de la muerte de Heliodoro Rodríguez López cuando se coloca un busto en su honor en la antigua grada de Herradura y que ahora se encuentra situado encima del palco presidencial. En febrero del año 70, el Heliodoro Rodríguez López fue vendido al Cabildo Insular de Tenerife, siendo su propietario actual. La corporación volvió a remodelar el recinto en los años 80, aunque se salvaron algunos testigos de la obra de Marrero Regalado. Incluso se planteó destinarlo a un polideportivo para uso y disfrute de la población en el año 87 y construir un nuevo recinto fuera del área metropolitana, pero el proyecto no se llevó a cabo.

Francisco Peraza.- Falleció el 18 de marzo de 1971 y fue un histórico jugador lagunero. Comenzó su carrera futbolística en la plaza San de Francisco defendiendo los colores del Real Hespérides, primer equipo de la ciudad. En la primera década del siglo XX formó parte del Tenerife Sporting Club, que había sido fundado en 1912 por un grupo de entusiastas en el Centro de Propaganda y Fomento de Turismo y sobre cuya base se fundó en 1922 el CD Tenerife. Francisco Peraza Hernández destacaba por ser físicamente fuerte, ágil, rápido y con destreza. El 4 de junio de 1916 se proclamó campeón de Canarias con el Tenerife Sporting Club al vencer al Porteño de Gran Canaria siendo autor del primer tanto. También militó en el Sevilla, el Fomento y el CD Florida, además de haberse formado en Inglaterra, a donde se había marchado a estudiar. Su pasión por el fútbol la compartía con la lucha canaria, pero un derrame sinovial le obligó a retirarse cuando sólo contaba con 28 años. Ahora, el estadio del Laguna lleva su nombre. El Campo de La Manzanilla se inauguró de manera oficial el 14 de septiembre de 1944, día del Santísimo Cristo de La Laguna, con la presencia del obispo de la Diócesis, Fray Albino, que estuvo acompañado por Francisco Herráiz Malo e Isidoro Cantero. En esa época Francisco Alonso y Rodríguez de Acero era alcalde de La Laguna. Carmen García-Escámez y García-Ramos, madrina de honor del Real Hespérides se encargó de realizar el saque de honor, previo al compromiso que disputaron el equipo lagunero y el CD Tenerife. Fue el 26 de abril de 1969 cuando el ayuntamiento, cuyo alcalde era Francisco Marcos Hernández, decide rendirle un homenaje y desde ese día La Manzanilla pasa a denominarse Francisco Peraza. Además, el estadio sería reinaugurado el 30 de agosto de 1977, con las nuevas pistas de atletismo y la mejora de servicios y vestuarios, gracias al apoyo de la Delegación Nacional de Deportes y del Ayuntamiento de La Laguna, cuyo alcalde era Norberto González Abreu. La UD Las Palmas y el Toscal, ambos equipos de categoría nacional, fueron los encargados de disputar el primer encuentro. El Francisco Peraza fue el primer campo de la ciudad y se construyó a raíz de una maqueta del conocido deportista José Hernández Abrante.

Francisco Suárez.- Es el actual terreno de juego del Atlético Granadilla. Francisco ‘Paco’ Suárez Delgado lo fue todo en el club sureño, del que fue aficionado desde pequeño (primero de El Calvario y después del Atlético Granadilla). Era zapatero de profesión, labor que desarrolló inicialmente en Las Palmas hasta que se trasladó a Tenerife. Posteriormente se convirtió en el utillero del equipo a pesar de sufrir una incapacidad física, puesto que carecía de una de sus piernas. La perdió a los siete años, después de recibir un golpe con una piedra. Su labor fue muy importante en el club granadillero, ya que se encargaba de los enseres de los futbolistas, del mantenimiento del terreno de juego, así como de la elaboración de las redes. Además, fundó el Juventud Femenina Granadilla, el primer equipo de mujeres que existió en el sur. “Su vida la pasó en el campo”, comentó su hermana Tilita. El Francisco Suárez se comenzó a construir en el año 1975 gracias a la colaboración del ayuntamiento y de un grupo de aficionados. Inicialmente se denominaba ‘Municipal de Granadilla’ hasta que se decidió ponerle el nombre de Paco ‘El Cojo’, tal y como se le conocía. “Todavía me da sentimiento cuando anuncian los partidos del fin de semana”, dijo Tilita. La última reinauguración del terreno tuvo lugar el 7 de diciembre de 2002.

Juanito Marrero.- Fue futbolista de Las Zocas, Charco Pino, Ibarra, San Miguel y Atlético Granadilla. Falleció el 7 de agosto de 1987, a los 24 años, después de estar más de tres meses en coma, en el que entró unos días después de un encuentro con el Atlético Granadilla disputado en la isla de La Palma. “Recibió varios golpes en su historia como jugador” decía su madre, María Henríquez. El primer diagnóstico fue que sufría encefalitis, lo que le llevó al coma profundo. Después de tres meses, Juan Tomás ‘Juanito’ Marrero Henríquez recuperó la conciencia, pero un día después sufrió un ataque de fiebre que le costó la vida: “Todo el mundo estaba contento porque despertó, pero al día siguiente, a las ocho de la mañana, tenía la fiebre muy alta y poco después falleció. Era un chico muy noble, que se crió sano y cuya vida era el fútbol”, dijo su madre. El campo de fútbol de Las Zocas lleva su nombre desde pocos meses después de su muerte. “Los vecinos fueron los que se pusieron de acuerdo para que lo llevara”, dijo Cristo Marrero, hermano del malogrado futbolista. Además, se disputa un memorial con su nombre desde 13 de agosto de 88. En el primero de ellos participaron todos los equipos en los que jugó, excepto el Atlético Granadilla.

Antonio Domínguez.- El campo de Los Cristianos lleva este nombre en honor a la persona que cedió los terrenos. Antonio Domínguez Alfonso donó las propiedades al CD Marino para que el club sureño contara con su propio campo de fútbol. Antiguamente estaba situado en la zona del ‘Chalet El Quinto’, donde se encuentra actualmente el Hotel Mediterranean Palace, pero tras la llegada a la isla del constructor Santiago Puig Serratussell se llegó a un acuerdo para intercambiar el terreno. Así, de manera oficial, el Antonio Domínguez fue inaugurado el 7 de septiembre de 1969 en un acto en el que Domínguez recibió, de manos de Miguel Ángel Morales, presidente de la FTF, la Medalla del Mérito Deportivo concedida por el pleno de 1968. Se disputó un triangular entre el Atlético Granadilla, el Atlético Alcalá y el Marino. Además, en la actualidad cuenta con un campo anexo, que fue inaugurado el 24 de noviembre de 1998.

Fernando Pérez.- Así se denomina el campo de fútbol del Atlético Arona. Su nombre rememora a un ex­-jugador y ex­-entrenador del club sureño que estuvo durante muchos años vinculado a la entidad. Fernando Pérez defendió como futbolista al Atlético Arona hasta que se retiró. Obtuvo el título de entrenador y dirigió al club aronero en varias etapas, además de al San Lorenzo, al Fañabé y al Marino. Su última campaña como técnico fue la 97-98, en la que entrenó al Atlético Arona en Tercera División hasta que presentó la dimisión el 22 de marzo del 98 después de caer ante Las Palmas Atlético (0-4). Falleció pocos meses después tras una larga enfermedad. Fue el 15 de septiembre del 98. El Ayuntamiento de Arona quiso rendirle un homenaje y el 6 de marzo de 1999, justo antes de que el Atlético Arona y el CD Tenerife B jugaran un compromiso liguero de Tercera División, se descubrió una placa en su memoria, en un acto en el que estuvo el alcalde del municipio, Miguel Delgado. Desde ese día, el Municipal de Arona se denomina Fernando Pérez.

Izquierdo Rodríguez.- Era propietario de los terrenos en donde se encuentra el actual campo del Unión Tejina. Su construcción se llevó a cabo para inutilizar ‘La Arvejita’, superficie en la que competía antes el equipo lagunero. Nicolás Izquierdo Rodríguez fue directivo del club blanquiazul, y el Unión Tejina abonaba al titular el 20 por ciento de la taquilla recaudada en cada compromiso. El campo de fútbol fue inaugurado oficialmente el 24 de agosto de 1964 con un partido entre el Unión Tejina y el CD Tenerife. Izquierdo Rodríguez viajó única y exclusivamente desde Venezuela para el acto, y recibió por parte de la Federación Tinerfeña de Fútbol la Placa de la Deportividad de manos del presidente de esa etapa, Adalberto Herrera, y la insignia de oro y brillantes del CD Tenerife por medio de su presidente, López Gómez. La madrina de la inauguración fue Charito Hernández, reina de las fiestas de Tejina de ese año. En la década de los 80, el Ayuntamiento de La Laguna se hizo con la propiedad del terreno y de los aparcamientos anexos, siendo su propietario actual. Izquierdo Rodríguez también fue reconocido con una competición copera con su nombre que ya no se celebra.

Rosendo Hernández.- Fue un destacado futbolista y entrenador. Rosendo Hernández González, nacido en Santa Cruz de la Palma el 11 de marzo de 1922, comenzó a dar sus primeros pasos en el CD Mensajero y en la SD Tenisca. El servicio militar le da la oportunidad de jugar en la Cultural Leonesa y en la temporada 44-45 ingresa en las filas del Club Atlético de Aviación, dirigido aquel entonces por Ricardo Zamora. Sin demasiada fortuna en el club madrileño, ficha por el RCD Espanyol —tras un intercambio por Juncosa—. En Sarriá compite durante seis temporadas, crece como futbolista y se convierte en el primer jugador canario en disputar un Mundial, el de Brasil de 1950. Continuó su carrera deportiva en el Real Zaragoza durante las temporadas 50-51 y 51-52 (equipo que pagó 600.000 pesetas al club catalán por su traspaso) y la UD Las Palmas le ficharía, con 32 años, en el curso 52-53. Siguió su carrera deportiva en Aragón, en equipos de menor categoría, para retirarse a los 33 años, aunque posteriormente regresó a la actividad en el año 58 con el San Andrés de Barcelona, su último equipo. Continuó ligado al fútbol como entrenador, dirigiendo a la UD Las Palmas, Córdoba, Elche, Lérida, Real Zaragoza, Tudelano, Mensajero, Tenisca o Aridane. Falleció en su isla natal el 3 de agosto del 2006 a los 84 años de edad. El campo de fútbol que lleva su nombre fue reinagurado el 11 de septiembre de 1990, puesto que antes llevaba el nombre de Insular de Miraflores.

Silvestre Carrillo.- Conocido político y economista. Nacido en Santa Cruz de La Palma, su principal reto fue construir el campo del CD Mensajero. Silvestre Carrillo Carballo fue presidente del club capitalino en tres etapas distintas (temporadas 35-36, 45-46, 50-51 y 51-52), además de entrenar al equipo en los años 30. Desde los inicios del club rojinegro ofreció una ayuda desinteresada para que los capitalinos tuvieran su propio Estadio. En los primeros años, el equipo de Santa Cruz de La Palma competía en el ya desaparecido Bajamar, campo histórico de la capital palmera, pero tuvieron que buscar un terreno para construir su nuevo campo. Ese espacio se encontró en el barranco y le costó al CD Mensajero dos millones de pesetas —dinero pagado por adelantado por Antonio Fernández Cabrera y que recuperó posteriormente—. A partir de entonces, fue Silvestre Carrillo el que, prácticamente, construyó el campo. Puso todo el dinero y toda la maquinaria para desarrollar las obras hasta que falleció. Su muerte coincidió con la recta final de la primera fase del terreno de juego, por lo que la masa mensajerista decidió, en reconocimiento a su labor, denominarlo Silvestre Carrillo. Las obras del terreno comenzarían un 23 de enero de 1973 y sería inaugurado en el año 1977. Posteriormente, el 11 de octubre de 1994 fue estrenado el césped natural con el compromiso liguero de Segunda División B ante el Sporting de Gijón B que acabó 5-0. “Ayudó muchísimo al Mensajero siendo o no presidente y fue una pena que falleciera porque hubiera seguido ayudando”, dijo Manolo Acosta, actual vicepresidente del equipo palmero. La última reinauguración se produjo el 13 de enero de 2007, cuando finalizaron las obras de mejora. Silvestre Carrillo fue jefe de las Milicias de Acción Ciudadana, jefe de las Milicias de FET y de las JONS y gestor del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma. También fue jefe comarcal de Información e Investigación.

Maximino Bacallado.- Fue un destacado futbolista de la UD Esperanza. También defendió los colores del CD Tenerife y del Estrella, entre otros. Actuaba de delantero centro y fue el primer jugador que llevó el nombre del pueblo a grades equipos. Cuando se retiró de la actividad, pasó al mundo de los banquillos, dirigiendo al representante de El Rosario. A finales de los años 60 se construyó el campo de fútbol gracias a la generosidad de Elías Torres, que cedió los terrenos, y a la colaboración de aficionados, entre los que se encontraba Bacallado, de modo que jubilarían el campo situado en la Fuente Zamorano. Cuando se procedió a la segunda inauguración oficial, el 3 de septiembre de 2002, se habían barajado varias posibilidades: darle el nombre de Elías Torres, que había cedido los terrenos, o el de Maximino Bacallado. Finalmente se acordó poner el del deportista, que fue hijo de un conocido alcalde del municipio, que ejerció entre los años 57 y 62.

Salvador Ledesma.- Actual campo del Vera. Salvador Ledesma Dévora se convirtió en presidente del club portuense en el año 65, cargo que ocupó hasta el 15 de agosto de 1971, fecha en la que falleció con sólo 36 años. El equipo norteño compite desde el año 33 y el antiguo campo del Vera estaba situado en el Barranco San Felipe. Un temporal de agua se llevó la mitad del terreno a finales del año 68, quedándose el equipo sin terreno de juego. La reconstrucción del Salvador Ledesma costó 562.000 pesetas, cantidad que fue sufragada por la junta directiva. Posteriormente, la obra de la autopista del Norte obligó a desplazar el campo al barrio de La Higuerita, donde se encuentra el Nuevo Salvador Ledesma —en junio del 98 se disputaron los primeros partidos en categoría benjamín—. La mayor satisfacción de Ledesma fue “reconstruir el campo, después de habérselo llevado el temporal la pasada temporada”, (Cruz Ruiz, Juan, en Jornada Deportiva, el 27 de julio de 1971, p. VI). Falleció cuando ejercía su oficio de canalero el día de la festividad de Candelaria, siendo presidente del club y de la Comisión de Fiestas de La Vera, las cuales fueron suspendidas ese año. Se le conocía como ‘Yoyo’ Ledesma y al año siguiente de su malogrado accidente se comenzó a celebrar el Trofeo Salvador Ledesma, que ya cuenta con 36 ediciones.

José Antonio Fumero.- Fue fundador y primer presidente del I’Gara. El terreno de juego está situado en Cabo Blanco y fue construido en el año 65 por un grupo de amigos que realizaron una recolecta para tener dónde jugar al fútbol. José Antonio Fumero Rancel estaba entre ellos: “Todo el mundo nos decía que cómo íbamos a comprar un terreno”, recordaba, “pero lo hicimos”. Antes, el terreno de juego era denominado Los Salones, hasta que hace dos años por parte del Ayuntamiento se decidió homenajear a este aficionado, dando su nombre al campo de fútbol. José Antonio Fumero aún trabaja para el I’Gara. Actualmente es su presidente y se encarga de la cantina y del mantenimiento del campo. Son más de 40 años de dedicación al club verdiblanco, del que sólo se ha desvinculado dos temporadas. De su bolsillo salió el primer equipaje y los primeros pares de botas para que el I’Gara comenzara a competir en Segunda Regional. Recuerda que “íbamos a jugar a Arona o a Los Cristianos porque no había campo de fútbol. Me encantaba de pequeño, es lo que me gusta y aún sigo aquí”. El 25 de julio de 1987 también recibió un merecido homenaje con la celebración de un partido que enfrentó a una selección formada por jugadores del Ibarra, del Águilas y del Marino con otra compuesta por futbolistas del resto de equipos de Regional.

Pablos Abril.- Terreno de juego situado en el barrio de Taco. El proyecto de su construcción se llevó a cabo gracias a un grupo de aficionados liderado por Sebastián Brito Marichal y al párroco, Jacinto de Armas. El San Luis, primer equipo del barrio, competía en El Charcón (Finca España) hasta que en el año 66 se inauguró el Pablos Abril, nombre que recuerda al Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento de aquella época. Gracias a éste, el equipo del barrio, presidido en aquella etapa por Sebastián Fraga, consiguió la cesión de unos terrenos encavados en una montaña de Taco que eran propiedad de la Sociedad Benéfica de Construcciones ‘La Candelaria’. Posteriormente fueron cedidos al San Luis bajo la tutela de la Asociación de Cabezas de Familia de Taco, cuando presidía esa asociación Juan Pablos Abril. La obra fue todo un aliciente y pocos meses después los clubes San Matías y Batista, además del San Luis, pudieron disfrutar de la cancha. El doctor Pablos Abril, que accedió al cargo el 13 de marzo de 1965, fue reconocido con la insignia de oro y brillantes del CD Tenerife y del Real Unión de Tenerife, de manos de López Gómez y Luis Guiance, respectivamente. Entre sus decisiones más importantes destacaron el inicio de las obras del Aeropuerto de Los Rodeos o la aprobación del plan de Carreteras de la Red Azul.

Juan Valiente.- Es el campo de fútbol del Juventud Silense. Su construcción comenzó en el año 1959 —antes competían en Las Salinas— y se disputaron varios encuentros hasta que en agosto del 1960 finalizaron las obras. Fue en julio de 1971 cuando se decidió colocar un busto y nombrar el campo Juan Valiente, en memoria de Juan Cruz, un destacado jugador silense. El terreno de juego lo construyeron los habitantes de toda la Villa y, en especial, Miguel Álvarez Rodríguez. Es uno de los terrenos más antiguos de la isla.

Gregorio Dorta.- Fue un luchador de gran clase. Nació el 12 de marzo de 1929 y con 15 años se inició en el deporte, comenzando a competir con 17 con El Rosario. Un año le bastó para demostrar su valía y actualmente es considerado el mejor luchador que ha tenido Valle de Guerra en toda su historia. Consiguió varios campeonatos individuales de Tenerife, además de ser elegido mejor deportista de la provincia en el año 59. Gregorio Dorta García se retiró en el año 64 por culpa de una lesión y al poco tiempo, cuando contaba con 36 años, recibió un gran homenaje en el Heliodoro Rodríguez López por su trayectoria deportiva. Falleció el 29 de marzo de 1972, con sólo 43 años, en un accidente laboral. El campo de fútbol del Valle de Guerra, situado en los terrenos ‘La Cadena’, lleva su nombre.

Avencio Hernández Abreu.- Conocido por Armenio en el mundo del fútbol, fue toda una institución en Tacoronte. Fue presidente del club norteño, vicepresidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, encabezó la candidatura de Unión de Centro Democrático en las primeras elecciones a la alcaldía de Tacoronte en 1977 y lideró una plancha de cara a la presidencia del CD Tenerife, que finalmente fue a manos de José López Gómez en el año 62. En la temporada 86-87, fue reconocido por su dedicación y trabajo en beneficio del fútbol tinerfeño por parte de la FTF, tras su labor como presidente de la Comisión de Campos. Cuenta con una Copa —por iniciativa de Sebastián ‘Chano’ Hernández Brito— y un memorial que lleva su nombre, así como una calle en el municipio norteño, justo al lado del campo de fútbol. El Avencio Hernández Abreu es el terreno de juego de los equipos de Tacoronte y es conocido como ‘El Cantillo’. Falleció el 10 de junio de 2000, a los 83 años. El 18 de agosto de 2001 se realizó un partido homenaje entre el Atlético Tacoronte y el Mensajero.

Juan Padrón.- El Complejo Deportivo Juan Padrón Morales es conocido popularmente como ‘El Mundialito’. Fue inaugurado en 1992 y su nombre se debe al actual presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol y vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol, que además, fue futbolista del CD Tenerife durante más de diez campañas (entre 1954 y 1965). Entre los éxitos del centrocampista está el histórico ascenso a Primera División con el representativo en la temporada 60-61. El club insular quiso reconocer su dilatada trayectoria deportiva entregándole la insignia de oro y brillantes por medio de su presidente, José López Gómez. Desde el 6 de agosto de 1988 ocupa la vicepresidencia de la RFEF, cuyo titular es Ángel María Villar.

Resto.- Son pocos los terrenos de juego de las islas que no rememoran con su nombre a algún deportista, político, dirigente o aficionado que ha merecido un reconocimiento de tal envergadura. Existen históricos como el Antonio Yeoward (La Longuera), el García Escámez (Santa Cruz) o el Don Pelayo (Santa Cruz) que han recordado a benefactores que cedieron los terrenos, a deportistas o a capitanes generales. Pero no son los únicos. Existe un sinfín de superficies que destacan a algún personaje en particular. Es el caso de Francisco Javier Felip (Geneto), Tomás Hernández Alonso (Guía de Isora), Adelino Torres Pérez (Fuencaliente), Dionisio González (Las Galletas), José Antonio Hernández Hernández (La Perdoma), Clementina de Bello (Buzanada), Pedro Francisco Rodríguez (El Tanque), Argelio Tabares (Santa Úrsula), Francisco Rodríguez de Azero y Salazar (Arico), Miguel Díaz (Fasnia) o Blas Reyes (Arafo). Algunos otros reconocieron en algún momento de la historia labores sociales, deportivas o institucionales de importantes personalidades, pero hoy en día han desaparecido. Es el caso del Cabrera Domínguez —terreno de la capital donde competían el Valleseco, San Andrés y San Juan—; Don Pelayo, El ‘Mirabal’, del San José Tablero, o el Carlos Arias Navarro, de Valverde.
Publicado en la Revista El Gráfico, junio de 2008

4 feb. 2008

Y sólo faltó el Carnaval...

A priori se consideraba un encuentro más. Pero no era así. Un CD Tenerife-UD Las Palmas no es uno más del calendario. Ya lo advertía Ayala, jugador amarillo, antes de iniciarse el partido: "Si ganamos, nos quitamos a un rival directo", dijo. Pero el defensa no contaba con el frío de la Ciudad Deportiva, ese hielo que se les metió en el cuerpo cuando Alexis sentenciaba la contienda en el tiempo de prolongación.

La tensión se fue palpando según se acercaba el inicio: "Intentaremos estar al margen de todo lo que rodea el derbi. Esperamos que sea una fiesta", decía Rodri Díaz, técnico del CD Tenerife. Y sí, al menos fue una fiesta, un homenaje al buen fútbol.

Miradas desafiantes. Quizá, la UD Las Palmas aún tenía clavado el 1-3 de la ida. "Jugando serios lo sacamos", decía el técnico amarillo en el vestuario, mientras sus instrucciones se difuminaban con el grito de guerra blanquiazul: "Por eso yo te quiero daaaar… algo de corazóón... tus colores son mi viida… Tenerife es mi pasiónn…".

Los brazaletes de acero se daban la mano. Comenzaba la contienda. Antes, una frase para recordar: "Ojalá no haya lesiones", decía Chani Suárez, coordinador de cantera del CD Tenerife.Y yo, mientras tanto, con un chocolate bien caliente, gentileza blanquiazul.

Gritos, ánimos, lamentos, ilusión, desesperación… Era el derbi 'chico'. Entre los protagonistas, un jugador espigado, de segunda línea, perfecto en el desmarque, peligroso en la definición. Parecía lento, era su estrategia. No dejaba respirar, ni pensar… Se parecía a… (imaginación).

La alegría local con el 1-0 se desplomó de un plumazo. Silencio, expectación, preocupación, nerviosismo, inquietud. Carreras por aquí, por allá… El paso de un avión desactivó la sordera. Dani en el suelo, sin conocimiento. Minutos de incertidumbre. Se levanta. Su padre suspira, su madre corre. Cambio forzado: "Como no ganen el partido los mato", dijo a sus compañeros. Y se marchó en ambulancia. Y como si de una promesa se tratara, le respondieron: victoria final.

Y eso que Mingo Oramas –entrenador visitante- vaticinaba otra segunda parte: "Esta misma situación la vivimos en la primera vuelta al descanso y perdimos 1-3", decía. Pero su equipo no fue capaz de repetir la historia, a pesar de afirmar que "vamos a meter tres goles". Se equivocó. Sólo metieron dos.

El frío comenzaba a hacer mella. Entraba por debajo de la chaqueta y no había más chocolate. Encontré un refugio entre aficionados. Pero no fue lo mejor. Ayudado por el viento, me llegó un estornudo. No hubo disculpas. Me di un paseo. Y fue buena opción. Encontré a una aficionada amarilla con un abanico de amuletos: "El Santo de los Imposibles, San Judas Tadeo -uno de los 12 apóstoles-", me dijo. Lo apretó y le dio suerte. Gol de Las Palmas. ¡Casi me pisa en su celebración!. No era mi día, sin duda. Guardó el amuleto. “¿Por qué lo hace?”, pensé. Pum. Gol del CD Tenerife. Y no soy supersticioso. Sólo faltaba el Carnaval. Estaba durmiendo. Algunos tenían el disfraz debajo. Y yo, tan tranquilo.

Publicado en el periódico El Día, el 4 de febrero de 2008