8 nov. 2008

Kevin Meneses: “Las derrotas me enseñan a ser mejor jugador”

En el Ajedrez ha encontrado un estímulo para seguir creciendo como persona. Kevin Meneses (El Sauzal, 4-1-1995) sólo piensa en el presente para perfeccionarse como jugador de un deporte que califica como esencial para su madurez. Aboga por el esfuerzo y por la constancia para llegar a ser uno de los grandes en un futuro inmediato.

¿Cómo surgió la idea de practicar el Ajedrez?
A los ocho años, mis padres me inscribieron en un curso de Ajedrez que se impartía como clases extraescolares en el colegio Guayonge (Tacoronte), donde empecé a estudiar. De allí pasé a la Escuela de Ajedrez de El Sauzal, con Nauzet Pérez. Aprendí mucho más porque era un grado o un nivel mayor. Ya sabía jugar, pero con Nauzet comencé a corregir las técnicas. Llegó un momento que tenía que seguir avanzando y ya pasé con Reynaldo Vera en CajaCanarias.

¿Qué puesto ocupa el Ajedrez en su vida? ¿Es prioritario a otras cosas?
El Ajedrez forma parte de mi vida, al igual que los estudios y la familia. Pero mi tiempo libre lo dedico casi exclusivamente a jugar al Ajedrez.

¿Cuál es el objetivo que se plantea en el futuro inmediato?
Me gustaría llegar lejos en este deporte y poder ocupar las primeras posiciones en el Campeonato de España. También me encantaría alcanzar los 2.100 puntos ELO. Esos son mis objetivos, por el momento.

¿Qué diferencias aprecia entre el Kevin Meneses que comenzó y el de la actualidad?
Ahora tengo mucha más experiencia. Toda la he adquirido a través de los campeonatos en los que he participado. Además, todo ello me ha servido para disfrutar y ver el Ajedrez de otra forma distinta.

¿Es necesaria una preparación previa para jugar al Ajedrez?
Una preparación básica es importante, pero también confianza en uno mismo. Es esencial cuidarse antes de afrontar una partida, es decir, pensar bien, ir concienciado de que puedes ganar y tener las ideas claras.

¿Qué beneficios tiene para su vida este deporte?
A parte de los gratos momentos que paso jugando al Ajedrez, también me aporta facilidad en el aprendizaje de mis estudios.

¿Y perjuicios?
Creo que no tiene ningún perjuicio, aunque es cierto que para aprender a jugar al Ajedrez se necesita mucho tiempo libre y mucha dedicación.

¿Qué consejos daría a un aficionado que quiera dedicarse al Ajedrez?
Antes que nada debe gustarle. Si ya tenemos eso, a partir de ahí sólo le aconsejaría mucho esfuerzo y ganas de superarse continuamente.

De los rivales a los que se ha enfrentado, ¿Cuál le ha sorprendido más?
Es una pregunta bastante difícil, pero si debo responder diría que Marc Sánchez, el campeón de España Sub 10. Es un jugador al que psicológicamente le tenía mucho miedo. Con su mirada me intimidaba mucho, pero eso ya lo he superado. Cuando era más pequeño le tenía mucho respeto al igual que el resto de jugadores.

¿Tiene alguna manía a la hora de afrontar cada una de las partidas?
Sí. Mi manía más llamativa es que me levanto mucho de la mesa mientras le toca mover ficha a mi contrincante. Y he perdido muchas partidas por ello. Es una costumbre que me permite relajarme y tomarme un tiempo en la partida. Para mí es importante levantarme y si no lo hago siento que me falta algo. También es verdad que cada vez lo hago menos.

Mucha gente le ve como la gran promesa de Tenerife, ¿Está conforme con este pensamiento?
La verdad que no lo sé. Ser una promesa del Ajedrez significa alcanzar grandes logros. Yo, simplemente, los busco.

¿Qué piensa sobre el Ajedrez tinerfeño?
Creo que los rivales tinerfeños son cada vez más competitivos. Existe un gran nivel en la isla y eso implica que cada una de las partidas sea más reñida y más difícil de ganar.

¿Y cómo lo ve a nivel nacional?
Si la competitividad en los jugadores tinerfeños va en constante aumento, a nivel nacional no lo es menos.

¿A qué jugadores tinerfeños destacaría? ¿Por qué?
Destacaría a Jorge Cabrera porque es un jugador que cada vez va a más. Acudió recientemente al Campeonato de España Absoluto y va cogiendo mucha fuerza. Es un jugador al que no le gana cualquiera, es más, te cuesta un mundo hacerlo.

¿Espera dedicarse al Ajedrez profesionalmente o sólo por afición?
Ahora mismo juego por afición, pero siempre me gustaría llegar a más.

En este deporte se conocen muchos lugares, ¿Cuáles le han impresionado?
He estado en Francia y me ha gustado mucho, pero también Serbia. A nivel nacional he podido viajar en varias ocasiones a Galicia y es una ciudad que también me ha encantado. Además, a nivel de instalaciones suelen estar bastante bien porque todos los Torneos se disputan en el mismo Hotel, no tienes que desplazarte y es bastante cómodo.

¿Quién es su ídolo en este deporte?
El norteamericano Bobby Fischer.

¿Cuáles cree que son sus mejores cualidades? ¿Y las suyas?
Bobby Fischer tiene un talento indiscutible y un gran espíritu de lucha. Con respecto a mí, creo que tengo una buena capacidad visual en el tablero.

¿Cree que debería mejorar en algo?
Sí. Está claro en el Ajedrez siempre se puede mejorar. Lo primero de todo será evitar levantarme en las partidas porque se pierde concentración. Y en técnica, puedo aprender más aperturas, tener mejores conceptos y mejorar los finales.

¿En qué se puede diferenciar un jugador que ocupa las primeras posiciones de la lista ELO a uno que se encuentra en la mitad?
Un jugador que se encuentra en las primeras posiciones de ELO cuenta con muchos más conocimientos ajedrecísticos, lo que se traduce en una mayor dedicación o una gran intuición que es innata.

¿Cuál ha sido el triunfo más importante que recuerda?
Creo que hay muchos. Destacaría mi participación en el Campeonato del Mundo. El año que estuve en el plan de Tecnificación de la Real Federación Española de Ajedrez gané muchas cosas. Creo que ese año fue el más destacado hasta el momento. Además, en el Campeonato de España llegué con opciones hasta el final. En la última partida perdí ante el valenciano David Navarro y me quedé sin la oportunidad de luchar por el título. Si hubiera ganado habría quedado campeón de España o, como mínimo, empatado con el primero.

¿Cómo se toma las victorias? ¿Y las derrotas?
Las victorias me animan mucho y de las derrotas se aprende, sobre todo me enseñan a ser mejor jugador. Por ejemplo, mi derrota más dolorosa fue ante el valenciano (Daniel Navarro) porque si hubiera hecho tablas, como dije, habría quedado entre los diez primeros. Una vez que perdí, bajé muchas posiciones y si hubiera ganado, habría estado luchando por el título. Y de todo eso se aprende mucho.

¿Cómo definiría el Ajedrez?
El Ajedrez es un campo de batalla, donde los contrincantes son sus ‘generales’ y las piezas son los ‘soldados’ que hay que saber dirigir.

¿Qué personas han influido más en su progresión como ajedrecista?
En mis comienzos, me influyeron mucho Samuel y Nauzet Pérez. Poco después, el Gran Maestro Reynaldo Vera. Samuel fue el que me ayudó a aprender y Nauzet el que me enseñó a ganar títulos. Poco a poco fui creciendo y llegó Reynaldo (Vera) con el que subí un peldaño más. Con él he continuado ganando y también mejorando.

¿Qué papel juega CajaCanarias en su carrera?
Es la institución más importante en el Ajedrez tinerfeño. Es la impulsora de la cantera ajedrecística en todos los aspectos. Pienso que en Tenerife, sin la ayuda de CajaCanarias, no sería posible este deporte.
Publicado en la Revista Alferza, número 5