25 nov. 2002

Iray Barreto: "Al canterano le faltan oportunidades"

Tres años viviendo en Barcelona han servido a Iray Barreto para formarse como futbolista. Abandonó su isla natal, La Palma, con apenas 14 años para formalizar su ficha con el RCD Español. Antes de ingresar en la disciplina catalana estuvo a punto de fichar en el CD Tenerife, pero "como me tenía que ir de casa, creí mejor hacerlo para Barcelona", indicó.

Comenzó su carrera deportiva en el Argual y después pasó a la Escuela de Fútbol de Los Llanos de Aridane, cuando ambos clubes se unieron. Allí se formó como jugador de la base, pero en edad cadete se marchó a la ciudad Condal.

Tras tres temporadas en el conjunto 'periquito', Iray Barreto ha sacado conclusiones positivas: "ahora estoy bastante bien. El primer año fue de acoplamiento y en los dos siguientes ha llegado sorpresa tras sorpresa porque estuve con la Selección Española Sub-17 y este año, a pesar de que me lesioné al principio, me han subido al equipo de Segunda División B y he debutado con 17 años en esta categoría. Creo que está bastante bien. No me esperaba tantas alegrías en tan poco tiempo, pero siempre han dicho que el trabajo da sus frutos".

El joven centrocampista del Español se encuentra entrenando con el segundo equipo blanquiazul, aunque asegura que "de momento me ejercito con ellos y me van dando minutos. Cuando no puedo hacerlo con ellos voy a jugar con el juvenil. De todas maneras, normalmente lo hago con el de Segunda División B, pero no tengo problemas por jugar con el juvenil porque estoy en esta edad y no tengo prisa por jugar en Segunda B porque sé que mi futuro está en el juvenil".

Iray Barreto ha podido apreciar numerosas diferencias del fútbol canario con respecto a su actual equipo: "hay bastante diferencia. La verdad que Los Llanos estaba muy bien organizado, pero como era pequeño no me daba cuenta de las cosas. Creo que ahora es cuando me estoy dando cuenta de lo que es el fútbol porque lo que mandan son los resultados y a veces es mejor jugar mal y ganar, que jugar bien y perder. En el Español todo es más profesional y mucho más exigente", señaló.

"A la hora de jugar los partidos tienes que dar los mejor de ti", continuó, "y tienes que trabajar toda la semana porque hay jugadores de mucha calidad y no puedes tener un partido bueno y cuatro malos. Además, los jugadores canarios tenemos una mala fama por aquí (Barcelona) porque nos consideran parados. Ellos creen que somos jugadores de calidad, pero siempre nos refuerzan el aspecto físico y, sobre todo, la mentalidad".

El centrocampista palmero del Español siempre "esperaba esta oportunidad. Quería salir a jugar a la Península y sabía que si lo lograba lo iba a aprovechar. La verdad que no me esperaba que fuera así, pero no me confío porque no soy nadie en el fútbol y, a pesar de que debuté con 17 años en Segunda División B, soy consciente de que este no es mi objetivo, porque yo trabajo para objetivos a largo plazo y, de momento, no me puedo quejar".

Con respecto a la cantera que existe en las islas, Iray Barreto afirmó: "creo que hay bastantes chicos con cualidades, pero el problema que tenemos los canarios es que estamos un poco apartados y la gente no se da cuenta y es difícil salir, pero se ha demostrado que el Tenerife y Las Palmas siempre han tenido buenos equipos. He jugado Torneos, Campeonatos de España, Copa del Rey y los dos equipos han llegado lejos. Creo que deberían tomárselo más en serio, como lo hacemos en el Español, y poco a poco pueden ir saliendo jugadores. Ahora, por ejemplo, ha llegado un nuevo jugador canario aquí y cuando lo fichan están muy contentos con el rendimiento".

"Los jugadores canarios no tienen la confianza que se merecen", añadió, "porque fichan muchos jugadores de fuera que no superan el trabajo de los de casa y no se trabaja igual. De todas maneras, yo llevo tres años fuera y no sé cómo trabaja el Tenerife o Las Palmas. La verdad que en mi caso, me llamó el Tenerife, pero para irme de mi casa para desplazarme a Tenerife, me voy para la Península. Nunca voy a cerrarle las puertas al Tenerife o a Las Palmas porque son los equipos de mi tierra. Ahora parece que están confiando en jugadores de la cantera, sobre todo en Las Palmas por los problemas que tiene, pero esperemos que no confíen en la cantera por problemas y que se den cuenta de que hay jugadores que tienen mucha calidad y que merecen una oportunidad".

A pesar de su cómoda situación en la ciudad catalana, Iray Barreto asegura que "siempre estás pendiente del calendario para tener unos días libres para visitar a la familia. Las islas Canarias se añoran porque allí se vive como en ningún sitio, pero estoy mentalizado de que ahora me toca hacer mi vida en Barcelona y que llegará el momento de vivir en Canarias"

19 nov. 2002

Entrevista a David Villa

David Villa: "Vamos con la moral alta al Heliodoro"

El delantero del Sporting de Gijón cree que el Heliodoro Rodríguez López es un buen Estadio para despegar

El Sporting de Gijón, que cuenta con jornada de descanso hoy [martes], volverá a los entrenamientos mañana [miércoles] en doble sesión preparatoria y el resto de la semana lo harán únicamente en sesión matinal.

Para el choque ante el Tenerife, Antonio Maceda cuenta con la baja segura de Cristian, ya que vio la quinta tarjeta amarilla el pasado domingo, además mantendrá la duda de Chus Bravo, que no ha iniciado los entrenamientos semanales por culpa de una talalgia (dolor que afecta al talón de Aquiles) y que ya le causó problemas en el encuentro de la pasada jornada ante el Real Murcia, en el que tuvo que ser infiltrado.

Pero, Antonio Maceda, técnico de los asturianos, con quién si contará para el encuentro del próximo domingo es con el atacante David Villa, autor del último tanto de los norteños y que les permitió lograr la primera victoria de la temporada.

El jugador, de 21 años, cree que "el Sporting llegará a Tenerife con la moral muy alta y con mucha confianza, después de la victoria lograda ante el Real Murcia. Sabemos que el Tenerife es un equipo complicado porque está llamado a luchar por el ascenso, pero nosotros tenemos confianza de que podemos sacar los tres puntos".

David Villa es consciente de que su equipo no está atravesando su mejor momento y señala: "nadie entiende lo que le está pasando al equipo. Nosotros somos un conjunto que aspira a luchar por los puestos altos de la clasificación, pero con el paso de los partidos, hemos visto que los resultados no llegaban y esta situación debemos resolverla nosotros, para salir de estas posiciones cuanto antes".

El atacante asturiano, a pesar de la confianza que tiene su equipo, advierte que "el Estadio Heliodoro es uno de los campos más difíciles de puntuar. Sabemos que el Tenerife es un equipo recién descendido de Primera División y que su única aspiración es el ascenso. Tiene grandes jugadores como Paunovic o Barata, aunque este último sea duda. Somos conscientes de que será muy complicado, pero nosotros vamos con la intención de sumar los tres puntos".

El jugador del Sporting añadió que "lo más importante es mantener la línea de los últimos partidos en los que hemos conseguido terminar con la porteria a cero. Contra el Tenerife debemos seguir con esta concentración e intentar aprovechar las ocasiones que se nos presenten para poder ganar el partido".

David Villa no se fía de los malos resultados cosechados por el Tenerife y asegura: "aunque el Tenerife no haya rendido como se esperaba, el Heliodoro Rodríguez López será siempre un campo difícil y sabemos que el Tenerife tiene jugadores de mucha calidad que en cualquier partido pueden dar lo mejor de sí y superar al rival con suma facilidad".

15 ago. 2002

Meji da sus primeros pasos en Escocia

El lateral tinerfeño debuta con el Dundee United y se muestra ilusionado ante el nuevo reto

El fútbol tinerfeño está de enhorabuena. Jonay Hernández Santos 'Meji' cumple sus primeras semanas en el Dundee United escocés, después de permanecer durante tres temporadas en la cadena de filiales del Real Madrid.

Su paso por el club de la capital de España no fue muy afortunado y, después de estar cedido durante una temporada en el Ourense, no vivió su mejor época en el conjunto blanco la pasada campaña, donde no contó para Juan Ramón López, su técnico.

Desde que conoció la noticia de que no renovaría con el Real Madrid, el teléfono de Meji no paró de sonar. El jugador hispano-venezolano desestimó importantes ofertas de España. Pájara, Levante, Real Jaén y Las Palmas se interesaron en sus servicios, pero finalmente decidió marcharse a la Primera División escocesa: "La verdad que al principio estaba un poco fastidiado. Pensar que tenía que abandonar España para jugar al fútbol era una circunstancia muy dura para mi, pero ahora estoy muy contento", afirmó Meji.

El defensa isleño afirmó que "fichar por el Dundee United significó que sólo disfruté de cinco días de vacaciones, en las que aproveché para estar con mi familia". La liguilla de ascenso disputada por el Real Madrid B le redujo el período estival.

Uno de los grandes inconvenientes que se encontró el jugador tinerfeño en el Dundee United "es el idioma. Tengo la suerte de que existen varios jugadores que saben hablar español. Espero aprender pronto el inglés para una mejor adaptación", señala.

Meji ya ha disputado su primer partido con el conjunto escocés: "Jugamos ante el Rangers. Perdimos tres a cero, pero dimos una buena impresión. El míster me puso de lateral izquierdo y jugué todo el partido. Estoy muy contento. La verdad que jugar este tipo de encuentros es muy diferente. En el Estadio hubo 60.000 personas y en el equipo rival habían jugadores de la talla de Tore Andre Flo, Ronald De Boer, Amoruse, Arveladze o Barry Ferguson", explica con emoción.

El ex-jugador del CD Tenerife comienza a percibir las diferencias con el fútbol español: "hay mucha diferencia. Aquí no hay tanta presión y la gente anima mucho. Cuando haces una buena jugada, el público aplaude calurosamente y cuando haces una mala, también te animan. No están encima de los jugadores al igual que en España y la verdad, es muy diferente".

"De todas maneras", continuó, "sólo puedo hablarte de mi experiencia en Segunda División B porque en Primera no participé. Aún así, por lo que se puede presenciar, creo que el fútbol escocés no tiene nada que ver con el español".

Otro de los grandes inconvenientes que se puede encontrar Meji en Escocia es el frío: "ahora el tiempo está bien. Está nublado, pero no hace mucho frío. Ya me han advertido de que en invierno lo puedo pasar bastante mal, pero en Madrid también hacía frío".

Con respecto a la acogida de sus compañeros, Meji indicó: "la verdad que el recibimiento fue excepcional. Me están apoyando mucho y espero aprender el idioma lo antes posible para comunicarme mejor".

El defensa tinerfeño estará vinculado con el club escocés durante las próximas tres temporadas. Además, afirma que "estoy muy agradecido, sobre todo, porque estoy viviendo una nueva experiencia".

22 abr. 2002

El adiós de un clásico

El Mensajero se despide de la Segunda División B, después de diez temporadas de alternativas

El Mensajero puso fin a la incertidumbre. El conjunto palmero, destinado a sufrir durante toda la temporada, consumó su descenso al grupo canario de Tercera División, después de empatar ante el Talavera en el Municipal El Prado.

El representante de la isla Bonita se va con más pena que gloria. Los rojinegros, que se habían erigido como uno de los clásicos de la categoría, ha dejado un gran vacío en el balompié tinerfeño. Su participación en la categoría de bronce ha tenido momentos de gracia y de tristeza. En esta ocasión le ha tocado sufrir el negativo.

Los mensajeristas dejan un bagaje para la historia, puesto que ha sido colista en 24 jornadas, perdiendo la oportunidad de salir de las posiciones complicadas en los primeros compromisos del campeonato. A pesar del buen momento final de los palmeros, los rivales no le perdonaron.

Desde el principio se sabía que no iba a ser el año del Mensajero. Se confió en un hombre de la casa para dirigir al equipo, Manolo Acosta, pero fue destituido en la octava jornada, llegando el gallego José Ramón Arteche.

El paso del técnico norteño por el representativo de la isla bonita no fue el más destacado. Después de dirigir 15 encuentros ligueros, el bagaje cosechado por José Ramón Arteche era inferior al que había dejado Manolo Acosta en sólo ocho jornadas, por lo que también fue destituido.

Después de barajar varios nombres, se decidió volver a confiar en el técnico inicial, Manolo Acosta, quien logró cambiar la mentalidad del Mensajero, pero el tiempo jugó en contra de los rojinegros. Haciendo buen fútbol y demostrando que la clasificación no es justa, el conjunto palmero se va con la cabeza bien alta.

La huída de jugadores fue otro de los grandes contratiempos que sufrió el Mensajero. Toño, Araujo, Pitti, Juan Carlos Ramos, Gustavo Miguel, Jaime, Juanvi, Diego Morín e Iñaqui Carrasco no acabaron la temporada con el conjunto palmero. Estas ausencias fueron sustituidas por Emilio Alvarez, Jorge, Vinuesa, Mere, Brenes y Giovanni, pero no lograron salvar al equipo.

Esta remodelación de la plantilla perjudicó los intereses de los rojinegros, que ganaron enteros en la faceta defensiva, pero que perdieron mucha calidad en la punta de ataque con la marcha de Juan Carlos Ramos.

Los problemas económicos que atraviesan los palmeros también fue un factor en contra. Los jugadores rojinegros decidieron realizar varios plantes, con el fin de que se le abonara las mensualidades que se tenían pendientes. Esta irregularidad no benefició en nada el trabajo del representativo de la isla bonita, que intentó contentar en lo máximo a sus jugadores, pero en la mayoría de los casos, sin éxito.

Por si fuera poco, los palmeros no han podido disfrutar de un terreno de juego de forma habitual. La mayoría de sus choques los ha disputado en el Rosendo Hernández, aunque el Municipal de Aceró, de Los Llanos de Aridane, también ha acogido algún choque de los rojinegros.

La 'supuesta' remodelación que se está realizando en el Silvestre Carrillo, sólo ha permitido al Mensajero ejercitarse en su recinto. Además, las dimensiones en las que ha entrenado a lo largo de la temporada, no son propias para un conjunto que milita en Segunda División B.

Así, este cúmulo de circunstancias han llevado a uno de los clásicos a perder una categoría, que por historial, nunca debió dejar. La planificación de la próxima campaña está en proceso y se basará en un único objetivo: ascender.

El fin de una década.- El Mensajero no debió despedirse de esta manera de la Segunda División B. El conjunto palmero ha sido uno de los clásicos en estas últimas temporadas y el rendimiento de esta edición ha empañado los éxitos logrados en las anteriores. El representante de la Isla Bonita deja a Tenerife sin representación en la categoría, a expensas de lo que puedan hacer los conjuntos de Tercera División en la fase de ascenso --si es que alguno se clasifica--.

El equipo rojinegro ha confiado más que nunca en una plantilla que no rindió al nivel que se esperaba y el gran esfuerzo económico realizado, no ha tenido fruto alguno.

Sin duda, el Mensajero ha vivido las dos caras del fútbol, la del éxito y la del fracaso. La negativa le ha tocado vivirla este año y es que el descenso es una noticia anunciada.

TEMPORADA 92-93
El Mensajero inicia su gira en la categoría de bronce del balompié español. Parte como novato y logra la permanencia con algunos apuros. José Antonio Fernández comenzó la temporada, pero José Antonio Barrios le sustituyó a falta de 11 jornadas para la finalización del campeonato. Acabó en la undécima posición y fue ganando experiencia en la división.

TEMPORADA 93-94
Los palmeros ya partían con experiencia, por lo que se plantearon mejorar el rendimiento de la temporada pasada. Y lo lograron. Bajo la dirección de Juan Ramón Fuertes, el Mensajero firmaba un excelente papel, pero problemas con algunos jugadores motivaron una destitución polémica. Era el inicio de Manolo Acosta, toda una institución en los rojinegros.

TEMPORADA 94-95
Fue un técnico canario el que llevó al Mensajero a la gloria. Pacuco Rosales firmó la mejor campaña de los palmeros en la categoría, donde lograron clasificarse para la fase de ascenso, después de finalizar con el subcampeonato en las manos, por detrás del Racing de Ferrol. Los palmeros firmaron una excelente liguilla y se jugaron el ascenso ante el Córdoba en la última jornada, pero se quedaron en la categoría.

TEMPORADA 95-96
El Mensajero volvió a la realidad. Despertaron del sueño de la temporada pasada y firmaron un campeonato muy regular. La octava plaza fue suya y el banquillo volvió a tener movimiento. Comenzó Pérez García y terminó Santiago Martín.

TEMPORADA 96-97
Toni Cruz se hizo cargo de las riendas palmeras. El técnico grancanario cumplió con el objetivo rojinegro, la permanencia. Además, era el primero en concluir una temporada con el Mensajero, además de Pacuco Rosales. El equipo concluyó octavo, pero no siguió.

TEMPORADA 97-98
Comenzaron los problemas. Después de un campeonato mediocre, el Mensajero se jugó toda la temporada en la promoción. El Zamora fue su rival y los palmeros lograron superarlo. Era uno de los mayores logros rojinegros. Martín Marrero firmaba el peor promedio como técnico y era destituido a la séptima jornada. Su puesto lo ocupó Francisco Parreño.

TEMPORADA 98-99
Después del sufrimiento, los dirigentes palmeros decidieron reforzar el equipo para no pasar apuros. José Antonio Fernández se hizo cargo del equipo y firmó una de las mejores campañas de los palmeros. El Mensajero recobraba la ilusión y comenzaba a ser uno de los clásicos de la categoría.

TEMPORADA 99-00
A pesar del buen rendimiento, el representante de la isla Bonita siguió confiando en el cambio de técnico. Llegaba al Archipiélago un desconocido, José Manuel Arévalo, que lograba llevar al Mensajero, por segunda vez en su historia, a la liguilla de ascenso a Segunda División A. De nuevo, la lógica se interpuso y el conjunto palmero se quedó en la división de bronce.

TEMPORADA 00-01
Los problemas técnicos se destaparon esta campaña. Hasta cuatro cambios hubo en el banquillo. Los palmeros, lejos de ver peligrar la categoría, no estaba tranquilo y después de destituir a Arévalo por Manolo Acosta, decidió fichar a Benigno Sánchez Yepes, que a su vez fue sustituido, de nuevo por Manolo Acosta. Los rojinegros comenzaban a tener problemas y la fuga de jugadores a final de temporada fue abismal.

TEMPORADA 01-02
El Mensajero comenzaba la pretemporada sin garantías y confiando en el jugador canario. El resultado fue nefasto y decidió conceder bajas para reforzar a un equipo, que nunca levantó el vuelo. Manolo Acosta en dos ocasiones y José Ramón Arteche se hicieron cargo del equipo. Las lesiones y los problemas económicos no perdonaron a un Mensajero que no sobrevivió.

Los protagonistas.- Los jugadores del Mensajero valoran las circunstancias por las que el equipo descendió de categoría. La mala suerte es un factor que destacan los futbolistas y coinciden en que el descenso no era un destino merecido para los palmeros.

Gustavo García.- El centrocampista conejero destacó que "el principio de la temporada no se nos dio de cara y el inicio fue bastante malo. Ante esta circunstacia hubo una destitución en el banquillo que el equipo no acabó de adaptar. Llegó un técnico con ideas totalmente opuestas con un fútbol más sacrificado y no fuimos capaces de adaptarnos. Llegamos a la recta final con mucha desventaja y la reacción llegó cuando no nos quedaba tiempo. De todas maneras, este equipo no va a tardar mucho en regresar a Segunda División B".

Juan Carlos Ramos.- Sin duda fue la baja más significativa de los palmeros. El jugador andaluz indicó que "al Mensajero le jugó la mala suerte. No había un mal equipo y después de reforzarse han logrado resultados positivos en estas últimas jornadas, que es lo que le ha faltado en el resto de la temporada. Lo más peligroso que le puede pasar a un equipo es meterse en la dinámica de perder partidos y al Mensajeor le ha pasado. Aunque no quieras, esta circunstancia le va comiendo la moral a los jugadores y fue una pena".

Pitti.- El jugador del Córdoba CF no disfrutó su estancia en La Palma y sobre el descenso del Mensajero aseguró que "todo viene por una mala planificación de primera hora. El equipo no estaba formado para el grupo III, ya que se pensaba que iba a estar encuadrado en el grupo I y esto descolocó un poco. Además, los medios de trabajo no eran los adecuados y las circunstancias no acompañaron. No habían herramientas para trabajar y para el jugador es un factor negativo. La moral era baja y así era difícil salir".

Gustavo Miguel.- El ex-defensa del Mensajero sabía que "desde un principio las cosas iban a ir mal", porque "Manolo Acosta era entrenador porque Márquez no tenía título nacional y es algo sospechoso. De todas maneras, con él no nos fue del todo mal y se sacaron dos victorias en los primeros siete partidos y dejó al equipo fuera de las posiciones de descenso".

"El cambio de entrenador fue clave", continuó, "Arteche no cuajó en el equipo y estando en una situación como la que vivíamos, no podemos jugar con un 4-5-1, porque teníamos la obligación de ganar y con un sólo delantero era muy difícil marcar goles".

"Otra de las circunstancias", agregó, "es que la plantilla estaba descompensada en el sentido de que habían dos o tres jugadores para una misma posición y después sólo había uno para otra. Además, entramos en la dinámica de perder partidos y fue bastante malo. El vestuario luchaba al cien por cien, pero era muy difícil. Tampoco entiendo como un equipo puede tener problemas económicos desde el primer día de la temporada. Este fue un factor que nos afectó mucho. Además, en cuanto a la destitución de Arteche, creo que tenía que haber llegado antes, porque Manolo Acosta llegó sin tiempo para hacer reaccionar al equipo".

Las dos caras.- Sin duda, Manolo Acosta y Pacuco Rosales, vivieron dos etapas diferentes al frente del Mensajero. El técnico palmero ha sufrido el descenso del equipo, mientras que el grancanario firmó la mejor temporada de los rojinegros en la categoría. Así, Pacuco vivió la cara y Manolo, la cruz

Manolo Acosta.- El técnico del Mensajero señaló que "hay muchas circunstancias por las que el equipo descendió. No se puede concretar una en particular. El equipo se hizo justito al principio de temporada, pero también se ha hecho en otras temporadas y hemos salido adelante".

"La situación económica no permite pasarte de un límite y algunas veces sale bien y en otras mal", añadió. "De todas maneras si se hace un equipo con un presupuesto alto no tienes nada garantizado porque nada más hay que analizar la situación del Castellón o del Benidorm. Desde un principio hubo mala planificación, pero el problema de las lesiones ha sido clave", finalizó.

Pacuco Rosales.- El preparador grancanario fue el primero en llegar a una liguilla de ascenso. Sin duda, fue el mejor año del Mensajero. Pacuco Rosales siente "tristeza porque el Mensajero es uno de los equipos que más años estuvo en la categoría. Es una pena, pero acumulaba varias temporadas luchando por no descender y llegó el momento".

"Creo", continuó, "que el llevar dos años sin jugar en el Silvestre Carrillo le ha perjudicado porque para el Mensajero es muy importante. Esta temporada, también han acumulado la marcha de jugadores y el cambio de entrenador y nunca ha ido bien".

Pacuco Rosales recuerda su estancia en La Palma y señala que "fue una temporada maravillosa. Fuimos subcampeones de grupo y jugamos la liguilla de ascenso. Tuvimos opciones en el último partido y estuvimos a punto de subir, pero perdimos ante el Córdoba".

16 abr. 2002

Emilio Butragueño: "El Tenerife nos lo pondrá difícil"

Hablar de Emilio Butragueño es sin duda, un lujo. Fue todo un mito en el Real Madrid y su presencia llevó al mundo del fútbol a otra categoría que dejaba atrás el fútbol del poderío físico.

Fue la figura principal de la "Quinta del Buitre", a la que dio nombre y su honradez ha sido el estandarte que le mantuvo durante cerca de quince años con la camiseta madridista.

Su paso por Chamartín dejó en su historial 341 partidos en Primera División. En su palmarés de pueden contemplar seis Ligas, dos Copas de la UEFA, dos Copas del Rey, tres Supercopas de España y una Copa de la Liga, como más destacado, además de ser el máximo artillero de la competición en una ocasión. Fue internacional 75 veces y marcó 217 goles con la camiseta blanca.

Aquel 30 de junio de 1995 será recordado por todos los aficionados al buen fútbol. Fue la fecha en la que Emilio Butragueño abandonaba el Real Madrid para fichar por el Atlético Celaya. Sería el 18 de abril de 1998 --el próximo jueves, cuatro años--, cuando se retiraba de la práctica del fútbol. Fue el adiós de un genio.

El 15 de enero de 2001, Emilio Butragueño fue nombrado Director General Adjunto del Real Madrid. Comenzaba una nueva vida para el santo y seña del madridismo.

Emilio Butragueño ha valorado el partido que enfrentará al Real Madrid y al CD Tenerife en el Santiago Bernabeú y aseguró que "para nosotros la trascendencia es máxima porque venimos de perder ante el Osasuna en Pamplona y estamos obligados a ganar y para el Tenerife igual, en el sentido de que está peleando por no descender, por lo que será un partido clave para los dos equipos".

Con respecto a la presión que han podido tener los jugadores del Real Madrid para lograr títulos ante la celebración del Centenario, Butragueño indicó que "sinceramente, no creo que haya presión. El Real Madrid siempre ha tenido la obligación de ganar todo aquello que ha disputado y no es algo que haya sufrido este año. Es una circunstancia que va con la historia del club y con la camiseta".

Emilio Butragueño tiene un especial recuerdo con los compromisos que le ha medido al CD Tenerife: "son todos. No cabe duda que allí perdimos dos Ligas, entonces, siempre cuando hablamos del Tenerife, salen estos dos partidos. Perder dos Ligas seguidas en el mismo campo es algo insólito", aseguró.

El Director General del Real Madrid percibe muchas diferencias con el CD Tenerife de esa etapa con el actual: "el fútbol ha cambiado mucho en todos los sentidos. Es incomparable el fútbol de hace diez años porque ha cambiado una barbaridad. Cada temporada es más difícil, los equipos están más parejos, la organización en los campos ha ganado mucho y las distancias cada vez son menores entre un 'grande' y el resto de los equipos", señaló.

"Aquel Tenerife", recuerda, "jugó muy bien estos dos partidos, pero no podemos entrar en comparaciones porque son dos épocas bien distintas".

Con respecto al equipo que se encontrará el próximo fin de semana en el Estadio Santiago Bernabeú, Emilio Butragueño, apuntó que "El Tenerife de la primera vuelta fue un equipo muy combativo y que nos creó muchos problemas. Estoy convencido que aquí, con lo mucho que se juegan, nos lo van a poner difícil. Hoy en día no podemos considerar a ningún equipo fácil y va a ser un partido competido porque todos los equipos de Clemente son difíciles y seguro que nos costará".

Ante la trascendencia que puede tener en el Real Madrid la disputa de dos competiciones (Liga Campeones y Liga), el ex-jugador ‘merengue’ indicó que "hemos llegado al último tramo, en donde cada partido es una final para nosotros y estamos obligados a asumirlo. Nos hubiera gustado llegar con puntos de ventaja en la Liga para llegar con los jugadores más descansados, pero ya no hay tregua. Cada tres días tenemos una final, comenzamos el pasado miércoles ante el Bayern Munich, después fuimos a Pamplona y ahora nos espera un calendario durísimo".

"Recibimos al Tenerife", continuó, "Barcelona, Real Sociedad, Barcelona de nuevo, Mallorca y luego, veremos lo que sucede ante el Depor. Tenemos un calendario terrible, pero siempre confiamos en los jugadores".

Publicado el 17 de abril de 2002, en La Opinión de Tenerife