30 nov. 2000

Un decano entre los técnicos canarios

Olimpio Romero entrena a Los Llanos de Aridane después de un sinfín de experiencias a sus espaldas

Transcurría las primeras horas del 30 de agosto de 1930. Aquel día nacía una persona que a la postre sería muy conocida en el balompié tinerfeño. Se trata de Olimpio Romero, ese entrenador que dirigió al Tenerife en varias temporadas y que ahora mata su tiempo libre dirigiendo a Los Llanos de Aridane de la Liga Preferente.

El historial que posee en su haber está al alcance de muy pocos. Simplemente impresionante. Una grave lesión de rodilla le dejó sin poder disfrutar con el esférico a sus pies durante muchos años, por lo que se lanzó al mundo de entrenador desde muy pronto.

Olimpio comenzaba a construir sus primeros cimientos en el año 1955 en el equipo de su barrio, el Chamberí. Este fue el primer conjunto que disfrutó de sus conocimientos futbolísticos. Poco después marchó al juvenil Hispano, que a mitad de temporada abandonó para dirigir al Güímar. Era la etapa en la que Olimpio comenzaba a dar sus primeros pasos importantes como técnico.

Así, pasó directamente a la cadena de filiales del CD Tenerife. En tan sólo dos años se convirtió en seleccionador juvenil, cargo en el que disfrutó durante dos campañas y donde contribuyó a la formación de jugadores como Martín Marrero.

Tras estas cortas, pero fructuosas experiencias, el Estrella quiso hacerse con sus servicios, logrando que Olimpio dirigiera al máximo representante de Aguere durante dos campañas. Luego marchó al norte de la isla, donde dirigió a aquel Icodense de Manolo Ramos, Chele, Lucas, Luis El Tanque, Totón...

Tras la experiencia con los del Drago, comenzó a preparar al Real Unión juvenil y compartió labores con el primer equipo. El Toscal fue el siguiente equipo que preparó Olimpio. En este conjunto logró el campeonato de Canarias y continuó su andadura en el Salamanca de Toño, Viviño Cabrera, Roberto...

Corría uno de los años más importantes en la interminable carrera del técnico, ya que acto seguido se vinculaba con el Tenerife, realizando labores de segundo técnico en el primer equipo durante dos campañas y a las órdenes de García Verdugo, donde comenzó a vivir el fútbol profesional. Así, volvió a repetir experiencia con Fernando Cova, actual presidente del Colegio de Entrenadores, y con Manolo Sanchís a finales de los setenta, durante aquella fatídica campaña en la que el representante blanquiazul perdió la categoría y descendió a Segunda B.

A pesar de ello, el presidente del club siguió confiando en el técnico madrileño una campaña más, pero a mitad de temporada fue destituido y Olimpio Romero fue el designado para dirigir al máximo representante tinerfeño. Durante tres campañas estuvo al frente del equipo blanquiazul, aunque salió por la puerta trasera.

Transcurría el mes de julio de 1983 cuando Olimpio disfrutaba de su período de vacaciones y fue avisado de que era sustituido de la dirección técnica del equipo. Esto fue un varapalo para el técnico tinerfeño, pero prosiguió con su carrera y dirigió las tres campañas siguientes al Tenisca palmero, para realizar el primer parón de su trayectoria durante dos años.

El Gomera fue el siguiente equipo en hacerse con sus servicios, al que dirigió durante dos temporadas, para recalar en los mejores años del Puerto Cruz. El representante de la Ciudad Turística comenzaba a ser uno de los últimos equipos de Olimpio Romero, que tras su experiencia norteña dirigió al Campana juvenil. Esta era, a su juicio, la última etapa como entrenador, pero la oportunidad de dirigir a Los Llanos no la desaprovechó y se encuentra en la Isla Bonita transmitiendo sus ideas futbolísticas.

Además, a parte de este sinfín de experiencias, el técnico tinerfeño participó en la Escuela de Fútbol de Teguise durante tres años, donde pudo conocer la estructura balompédica conejera.

Recuerdos.- Uno de los motivos que ha llevado a Olimpio Romero a continuar en el mundillo del fútbol son los numerosos recuerdos que posee, sobre todo el ascenso que vivió con el Tenerife a Segunda A. Para el técnico este pasado son simplemente recuerdos y realmente lo más bonito y agradecido del fútbol son las amistades: "Lo importante es dejar las puertas abiertas en cualquier sitio. La verdad es que lo más bonito y valorable en este mundo son los amigos que vas dejando, aunque es cierto que también poseo enemigos, pero éstos no los ha creado mi persona, sino se han creado ellos mismos", afirma.

Sobre el trabajo que ha realizado en sus años de experiencia, Olimpio puede presumir de caracterizarse por su honradez y respeto, por lo que comenta que "estoy satisfecho de todos estos años porque creo que he sido honrado conmigo mismo y con los demás. Además soy muy respetuoso y muestra de ello es que en toda mi trayectoria como entrenador, nunca he recibido una cartulina, puesto que respeto la labor arbitral como cualquier otra".

"Siempre", añade el preparador, "he recordado que antes no podíamos hablar con los jugadores, pero los tiempos han cambiado. Ahora mantengo buenas relaciones con todos los jugadores, ya que siempre he mirado la persona antes que al futbolista", afirma.

Su experiencia en Los Llanos.- Olimpio Romero se encuentra trabajando con dureza en los Llanos de Aridane con el fin de asentar su filosofía futbolística en el equipo palmero. Para ello, el veterano técnico desea trabajar con la cantera aridanista para ofrecer una oportunidad a aquellos chicos que tienen cualidades suficientes.

Así, Olimpio asegura que "los resultados llegarán algún día. Actualmente me encuentro trabajando con la cantera y los frutos no se pueden recoger de un día para otro".

Cuando Olimpio aterrizó en la Isla Bonita y contactó con los que hasta el momento han sido sus pupilos, se plateó cambiar muchas cosas: "Los jugadores no estaban acostumbrados a trabajar y ahora lo están haciendo. El fútbol es un deporte que merece su respeto y para ello hay que estar preparado", afirmó el técnico.

Una de las anécdotas con la que más quedó sorprendido el técnico tinerfeño a su llegada a Los Llanos fue la mentalidad de sus jugadores, por lo que dijo que "el jugador de fútbol tiene que tener la misma mentalidad en casa que fuera. La verdad es que me sorprendí cuando viajábamos a Tenerife y la mayoría de los jugadores iban con la derrota en la mente. Y eso es un problema que estoy intentando solucionar. Sabemos que en el fútbol dos y dos no son cuatro y cada uno analiza este deporte de forma diferente, pero lo que no puede hacer un futbolista es cambiar radicalmente de actitud cuando sale de su ambiente".

“Antes se pagaba por jugar”.- El balompié español ha cambiado demasiado en los últimos años. Muestra de ello son las cantidades de dinero que se pagan por los servicios de un jugador, o por lo que éste aporte a su representante. Para Olimpior Romero, el fútbol actual se basa en negocio y política.

Por eso asegura que "antes el jugador pagaba por jugar al fútbol, ahora le pagas y no lo hace. Recuerdo que lloraban si no jugaban y actualmente es pura diversión. El fútbol lo tomaban como un deporte, ahora lo que prima es el Tenerife. Además tuve la satisfacción de entrenarlo con jugadores exclusivamente canarios, aunque se perdiera la categoría, pero ellos pensaban que me iban a mangonear y como no me dejé, rescindieron mi contrato".

Para el técnico tinerfeño, la labor que está realizando Sergio Kresic al frente de la UD Las Palmas es más que admirable: "me gustaría felicitar a Sergio Kresic por la oportunidad que le ha brindado a los canteranos. En Tenerife existe cantera, pero no se le atiende suficientemente, por lo que la mayoría de los chicos se echan a perder. Para mí hay una diferencia muy clara en lo que es comprar y lo que es cultivar".

Sobre el papel que está realizando el Tenerife en esta temporada, Olimpio fue tajante y dijo que "el Tenerife el año pasado era Hugo Morales y diez más. Con la llegada de Rafa Benítez, esto se ha evaporizado y se está reflejando la idea del entrenador. Este Tenerife lo tiene prácticamente todo, ya que compagina juventud, calidad y disciplina, que son los ingredientes adecuados. Creo que los blanquiazules tienen mucho que decir en esta Liga, salvo que se inflen demasiado pronto y pierdan el trabajo de toda la temporada".

Publicado el 1 de diciembre de 2000 en La Gaceta de Canarias

No hay comentarios: